Lunes, 31 de Mayo de 2010

Israel aborda unos barcos con ayuda a Gaza y causa 10 muertos

Reuters ·31/05/2010 - 16:20h

Comandos navales israelíes atacaron el lunes unos barcos que transportaban ayuda humanitaria hacia la Franja de Gaza y 10 activistas pro-palestinos murieron, desatando una profunda crisis diplomática.

Aliados de Israel en Europa, así como Naciones Unidas y Turquía, expresaron su conmoción e indignación por el sangriento final que tuvo un intento de activistas internacionales por romper el bloqueo israelí a la Franja de Gaza.

La Armada israelí detuvo a seis embarcaciones con 700 personas y 10.000 toneladas de suministros camino al enclave palestino gobernado por islamistas.

El Consejo de Seguridad de la ONU fue convocado a una sesión de emergencia en Nueva York a las 17:00 GMT. En Washington, sin embargo, Estados Unidos, un aliado clave de Israel, dijo solamente que lamentaba la pérdida de vidas y que estaba investigando la "tragedia".

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien estaba en Canadá y expresó su apoyo a la operación naval, acortó una visita a América del Norte que tenía previsto finalizar el martes con una reunión con el presidente estadounidense, Barack Obama, en la Casa Blanca.

Netanyahu insistió en que el bloqueo continuaría.

"Lamentablemente, en el intercambio, al menos 10 personas murieron. Lamentamos la pérdida de vidas", declaró Netanyahu a periodistas en Canadá.

Mientras los buques extranjeros capturados eran escoltados al puerto israelí de Ashdod, aún seguían incompletas las versiones de la intercepción ocurrida antes del amanecer en el Mediterráneo, en la que comandos atacaron los barcos desde botes y helicópteros.

Altos funcionarios de defensa israelí dijeron que 10 activistas murieron en el Mavi Marmara, un crucero turco que transportaba a 581 personas, después de que los comandos fueran atacados, incluso con algunas armas que los activistas habían arrebatado a quienes hicieron el abordaje.

Siete soldados y 20 manifestantes resultaron heridos, informó el Ejército.

Israel impuso un bloqueo de comunicaciones sobre las personas a bordo del convoy y no estaban disponibles otras versiones del incidente. Responsables consulares estaban en Ashdod buscando acceso a los extranjeros detenidos.

Algunos medios israelíes citaron el número de muertos en 19, pero un portavoz del Ejército dijo más tarde que estaba seguro que sólo nueve personas habían fallecido.

No estaba claro quiénes eran las víctimas. Un alto responsable naval israelí dijo que la mayoría eran turcos. Pero en el convoy también viajaban estadounidenses, israelíes, palestinos y muchos europeos, entre ellos tres españoles.

"Están vivos, están en buen estado, y hemos solicitado la inmediata repatriación", declaró, secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, sobre los tres españoles.

MALESTAR TURCO

El derramamiento de sangre provocó protestas callejeras y la ira del Gobierno en Turquía, que es el único aliado musulmán de Israel en la región y que había respaldado al convoy. Ankara canceló ejercicios militares conjuntos y llamó a consultas a su embajador.

El presidente turco, Abdula Gul, demandó el castigo de los soldados, mientras Israel dijo que los militares dispararon en defensa propia.

El primer ministro turco, Tayyip Erdogan, acortó un viaje a Latinoamérica. Muchos en Israel culpan a las visiones islamistas de Erdogan y su alcance hacia Irán y otros enemigos del Estado judío de agriar las relaciones entre ambos países.

Israel dijo a sus turistas en Turquía que permanecieran en sus hoteles.

Un ministro israelí admitió que los planes de mantener su bloqueo a Hamás, el grupo islámico que gobierna la Franja de Gaza, mientras evita un incidente internacional fracasaron estrepitosamente: "Va a ser un gran escándalo, sin duda", dijo a Reuters el ministro de Comercio, Binyamin Ben-Eliezer.

El presidente palestino, Mahmud Abas, dijo: "Lo que ha hecho Israel a bordo de la flotilla Freedom fue una masacre". Luego declaró tres días de luto oficial por las muertes.

El vicecanciller israelí, Danny Ayalon, culpó a los activistas por la violencia y los calificó de aliados de enemigos islamistas de Israel como Hamás y Al Qaeda. Si hubieran logrado ingresar, habrían abierto una ruta de contrabando de armas hacia Gaza, indicó. No era un tema aliviar el bloqueo, agregó.

Unas imágenes del convoy mostraban a un efectivo aparentemente descendiendo por una cuerda y enfrentándose con un hombre que sostenía un palo. El hombre luego parecía intentar apuñalar al soldado.

Un comando dijo a periodistas que fue atacado con barras de metal y cuchillos mientras bajaba al barco desde un helicóptero cerca de las 04:00 hora local (0100 GMT). Algunos activistas, que hablaban en árabe, intentaron tomar a soldados de rehén, agregó.

Las fuerzas israelíes estaban en alerta elevada en las fronteras de Gaza, Siria y Líbano, así como en Jerusalén, la ocupada Cisjordania y las zonas pobladas por árabes en el norte de Israel.

Siria, un rival árabe de Israel que alberga a líderes exiliados del movimiento Hamás, convocó a una reunión de emergencia de la Liga Árabe.

La Liga, con sede en El Cairo, condenó lo que llamó un "acto terrorista" de Israel. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, lo calificó de "inhumano" y Teherán instó al mundo a aislar al Estado judío.

Un dato más preocupante para Israel es que sus amigos también mostraron poca compasión.

La indignación, que incluyó una condena de la ONU por las muertes civiles en aguas internacionales, sonó por momentos más hostil con el Estado judío que durante su ofensiva en Gaza hace 18 meses, en la que murieron 1.400 palestinos.