Lunes, 31 de Mayo de 2010

Dimite el presidente alemán por unas declaraciones polémicas

Reuters ·31/05/2010 - 15:44h

El presidente alemán, Horst Köhler, dimitió inesperadamente el lunes debido a la tormenta desatada por unas declaraciones sobre las intervenciones militares alemanas y los intereses comerciales del país, lo que podría causar un quebradero de cabeza a la canciller Angela Merkel.

Esta decisión, tomada por sorpresa, llega en un momento en el que Merkel afronta la crisis de la deuda en la eurozona, un descenso en su popularidad y un socio de coalición cada vez más incómodo. Ahora tendrá que encontrar a un candidato que tenga éxito. Los conservadores apoyaron la reelección de Köhler por una asamblea especial el año pasado.

El presidente en Alemania se encarga de promulgar las leyes, pero su papel es principalmente ceremonial.

"Lamento que mis comentarios pudieran llevar a un malentendido sobre un tema importante y difícil para nuestra nación", dijo un pálido Köhler a los periodistas en una intervención convocada el lunes con poco tiempo.

El presidente de 67 años, que lleva en el cargo desde 2004, dijo hace alrededor de una semana en una entrevista que las intervenciones militares del Ejército alemán también tenían utilidad para los intereses económicos.

Un país como Alemania, que tiene una gran dependencia del comercio exterior, dijo Köhler, debe saber que "en intervenciones militares de emergencia es necesario apoyar nuestros intereses, como por ejemplo, en rutas de libre comercio, por ejemplo para prevenir inestabilidades regionales que podrían tener un impacto negativo sobre nuestras posibilidades en términos de comercio, empleos e ingresos".

El ex presidente del Fondo Monetario Internacional se mostró descontento con las reacciones.

"Las críticas han ido mucho más allá, y han llegado a decir que yo apoyo despliegues del Ejército que no estén cubiertos por la Constitución. Estas críticas están complemente injustificadas", afirmó. "Muestra una falta de respeto a mi oficina".

El asunto pone de manifiesto la sensibilidad que sigue habiendo en Alemania respecto a las cuestiones militares, 65 años después del final de la Segunda Guerra Mundial.

El presidente de Alemania es elegido por una Asamblea Federal especial compuesta por todos los parlamentarios y un número igual de delegados enviados por las 16 asambleas de los estados.