Domingo, 30 de Mayo de 2010

Madrazo dimite como presidente de Ezker Batua

La formación se halla inmersa en un debate sobre su futuro

I. A. / J. R. ·30/05/2010 - 15:14h

EFE/Miguel Toña - Javier Madrazo.

Fue el artífice de los pactos de Esker Batua (EB) con PNV y EA, y quien facilitó a Juan José Ibarretxe el acceso a la Lehendakaritza en dos ocasiones. Pero un amplio sector de la marca de Izquierda Unida en Euskadi así como la dirección federal, encabezada ahora por Cayo Lara, aún no se lo ha perdonado. Aparentemente harto de que esa división "debilite a la izquierda en su conjunto", Javier Madrazo ha decidido dimitir como presidente de EB.

Lo anunció ayer en su blog. "Ha llegado el momento de poner este cargo a disposición de EB", apuntó. Alegó "razones de índole personal", aunque también reconoció la existencia de "otras motivaciones". La formación, al igual que IU, se encuentra inmersa en un proceso de debate sobre su futuro y Madrazo ha optado por dejar ese puesto de responsabilidad, porque entiende "que es lo mejor para la organización" y para él mismo y así poder defender sus propuestas "como un militante más".

El que fuera secretario general de EB no quiso, en cambio, desaprovechar su escrito cibernético de despedida para reprochar a los militantes de la formación vasca sus manifiestas disputas internas. "Nos hemos desgastado tanto en la atomización que hemos olvidado que la unidad hace la fuerza, y la sociedad quiere ver en las formaciones políticas una solución a sus problemas y no un problema más", advirtió. Por eso insistió en que "la suma fortalece a la izquierda".

Víctima de una derrota

Madrazo había abandonado la primera línea de la política vasca en marzo de 2009 cuando, tras elecciones que auparon a Patxi López a la Lehendakaritza, EB sufrió una de sus peores derrotas electorales. Dejó la secretaría general de la formación, puesto que a las pocas semanas adoptó Mikel Arana, actual líder, tras ser respaldado por un 86% de la militancia. Madrazo pasó entonces a ocupar la presidencia, un cargo más simbólico que ejecutivo.

Desde entonces se ha agudizado la división entre quienes, como Madrazo, apoyaron la apertura de un espacio de entendimiento con los nacionalistas, y los que, como Arana, son contrarios a los acuerdos con el PNV o EA en Euskadi.

Ayer, Madrazo no quiso hacer declaraciones a los medios y se remitió a lo que había publicado en su blog. No obstante, fuentes cercanas al ex líder de EB advirtieron que, en las próximas semanas, se espera una "desbandada" de militantes que respaldan sus tesis. Desde la dirección federal de Izquierda Unida no quisieron hacer valoraciones sobre su marcha.