Sábado, 29 de Mayo de 2010

Alianza de las Civilizaciones se hace "más global" al integrar a América Latina

EFE ·29/05/2010 - 21:15h

EFE - El secretario general de la OEA, Jose iguel Insulza (izq) y el Ministro de Negócios Estranjeros de Turquia, Ahmet Davutoglu (der), participan 29 de mayo deI Foro de la Alianza de Civilizaciones de la ONU en Río de Janeiro, Brasil.

El III Foro de la Alianza de Civilizaciones concluyó hoy en Río de Janeiro remozado con una nueva dimensión global al integrar a esta iniciativa de la ONU las perspectivas de América Latina.

"Este fue el primer foro fuera del área euro-mediterránea, lo que sirve para reafirmar la vocación de la Alianza y le confiere un perfil más global", afirmó hoy en la clausura del Foro el Alto Representante de esta iniciativa de la ONU, el ex presidente de Portugal Jorge Sampaio.

En los dos días de debates participaron nueve jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos varios latinoamericanos como los mandatarios de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Argentina, Cristina Fernández; Bolivia, Evo Morales, y el primer ministro de Haití, Jean Max Bellerive.

Estos gobernantes aportaron nuevas dimensiones a los problemas entre las diferentes culturas, al llamar la atención a cuestiones que afectan de manera clara a esta región como la emigración o el respeto a los pueblos indígenas.

Al margen de la inclusión de América Latina en este debate, Sampaio recordó que queda un "gran desafío por delante" para el Foro que, en sus palabras, promueve el diálogo con los que son diferentes y sirve para "recorrer los caminos de la equidad, el pluralismo y la democracia".

Turquía y España, los dos países que impulsaron la Alianza de las Civilizaciones, reafirmaron su apoyo a esta iniciativa y se congratularon por la rápida evolución del Foro en estos años.

El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Ahmet Davutoglu, abogó por reforzar el diálogo entre las culturas, como piedra fundamental para "establecer un nuevo orden político".

"En la cuestión de Palestina, central en la agenda de hoy, sólo si hay comprensión mutua entre los diferentes grupos palestinos, israelíes y del propio Jerusalén se va a crear una solución", comentó Davutoglu en la clausura.

En el mismo sentido, el ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, consideró que el mundo solo podrá cambiar si se siguen iniciativas que tengan "capacidad de cambiar mentalidades" y que promuevan el diálogo con respeto con el otro.

"El mundo no cambia y no creemos que pueda cambiar si estamos abocados al pesimismo permanente", afirmó Moratinos en su intervención, en la que consideró que este mensaje ha sido transmitido "con fuerza" en el Foro.

Esta reunión ha aglutinado a cerca de 7.000 delegados de un centenar de países, que han debatido en numerosas reuniones sobre la raíz de los conflictos mundiales entre las diferentes culturas y cómo se puede conducir a la solución de estos problemas por medio del diálogo.

Entre los debates celebrados hoy destacó una sesión especial sobre Haití, en la que Bellerive recordó las "barreras" que sufrió su país para integrarse con el resto de América Latina por sus diferencias religiosas, lingüísticas y culturales.

El mandatario, sin embargo, fue optimista y consideró que la ola de solidaridad internacional con la nación antillana fruto del terremoto devastador del pasado 12 de enero puede convertirse en un "puente" que acelere su integración y sirva para "colocar a Haití en el camino del desarrollo".

La crisis entre Occidente e Irán por el programa nuclear promovido por el Gobierno del presidente Mahmud Ahmadineyad centró gran parte de estos debates, sobre todo en la sesión inaugural.

Lula, el mandatario anfitrión de la cita, y el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, volvieron a romper una lanza en favor del diálogo y demandaron un voto de confianza para el Ejecutivo de Teherán, con el que firmaron un acuerdo de materia nuclear hace dos semanas.

Tras este encuentro, la Alianza de las Civilizaciones celebrará su cuarto Foro el año que viene, en Doha, la capital qatarí.