Domingo, 30 de Mayo de 2010

El sector ha solicitado ya 9.500 millones en ayudas

El FROB tiene comprometidos 5.724 millones y el FGD, 3.775 millones

V. Z. /A. T. ·30/05/2010 - 09:45h

La CAM será una de las que más ayudas pedirá.EFE

La reestructuración del sector de cajas está empezando a resultar costoso para los contribuyentes españoles e, incluso, para las propias cajas. Hasta el momento, han solicitado 9.500 millones de euros en ayudas para sus fusiones y sus rescates. De ese dinero, 5.724 millones están comprometidos por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y otros 3.775 millones los aportará (es posible que no tenga que pagarlos todos) el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que está sufragado por el propio sector.

El FROB, que estaba dotado inicialmente con 9.000 millones de euros aportados por el Estado y el Fondo de Garantía pero que puede endeudarse hasta tener 99.000 millones, ha comprometido ya ayudas por 5.724 millones. No obstante, es previsible que en los próximos días esta cifra aumente considerablemente, ya que quedan por cerrarse varias fusiones que precisarán de apoyo del contribuyente para elevar la solvencia de las cajas que se unan.

La CAM y Cajastur han sido las que más dinero han solicitado al FROB

Hasta el momento, la fusión que más ayudas ha solicitado (falta por concretar definitivamente la cifra) es la resultante de la CAM, Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura. Su intención es hacerse con un máximo de 1.600 millones de euros.

También es elevada la cifra requerida por Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa (1.250 millones que ya están aprobados) y por Caixa Galicia y Caixanova (1.169 millones todavía por autorizar). El resto de fusiones son de entidades de menor tamaño y dadas las limitaciones que ha impuesto la Comisión Europea (no se puede superar el 2% del tamaño del grupo resultante) las cuantías que han solicitado son moderadas (ver gráfico adjunto).

Quien sí costará de primeras un pellizco al contribuyente, aunque se espera recuperarlo con su venta, es Cajasur. La Iglesia ha demostrado que no es lo mismo gestionar penitencias que balances bancarios y su decisión de dejar caer a la entidad costará inicialmente al Estado unos 800 millones de euros, más la cuantía que le tenga que inyectar en liquidez.

Con las ayudas aprobadas, el Estado ganará 443 millones en un año

A cambio, por todos esos préstamos, que en general son a devolver en cinco años y con un tipo de interés inicial del 7,75%, el Estado percibirá unos jugosos beneficios. Sólo en el primer año, con los 5.724 millones comprometidos, percibirá unas ganancias de 443 millones.

Las otras ayudas millonarias las ha percibido Caja Castilla La Mancha (CCM) adquirida por Cajastur, aunque han sido del FGD. Ya le ha inyectado 1.300 millones y en los próximos años podría tener que aportarle hasta 2.475 millones si su morosidad se desboca.

Noticias Relacionadas