Sábado, 29 de Mayo de 2010

Camps ocultó cien veces a Les Corts los contratos de la 'Gürtel'

La oposición lleva año y medio reclamando sin éxito las adjudicaciones a la trama

SERGI TARÍN ·29/05/2010 - 08:00h

Francisco Camps, en el acto de finalización de las obras del hospital La Fe de Valencia, ayer.

No. Es el monosílabo preferido del PP valenciano cuando la oposición le pide los expedientes de contratación con empresas de la Gürtel. Desde que en febrero de 2009 estalló la trama, el Partido Socialista ha exprimido todas las vías parlamentarias para llegar a la letra de las adjudicaciones. Los socialistas suman desde entonces más de un centenar de peticiones formales de documentación y 450 preguntas al Consell. Todas a la papelera bajo el argumento de que las empresas de la trama "carecen de trascendencia pública".

No es la primera vez que esto sucede. El PSPV-PSOE ya preguntó durante la pasada legislatura sobre algunas de las firmas de la red de Correa, entre ellas Orange Market, la franquicia de la trama en Valencia. El PP utilizó la mayoría absoluta para no admitirlas a trámite de manera sistemática.

El TC afeó en 2009 la falta de transparencia del Parlament

Esta práctica, habitual desde que gobiernan los conservadores, llevó al grupo l'Entesa (compuesto en su mayoría por diputados de Esquerra Unida) a presentar, en el 2005, un recurso de amparo ante el Constitucional, que el 8 de abril de 2009 emitió una sentencia contra la "falta de transparencia" en el parlament. "No ha servido de nada, el PP continua negando contratos", asegura Ángel Luna, portavoz socialista, y añade: "Hemos sabido lo que pasa gracias a la intervención de un juez, que tiene potestad para pinchar teléfonos y registrar despachos".

1.521 contratos

Tampoco ha tenido mejor suerte Compromís, el otro grupo en la oposición. En mayo de 2009 denunció que el PP ponía el candado a los 1.521 contratos que habían solicitado ver. "Nos dijeron que no los enseñaban porque estaban bajo secreto de sumario", explica su portavoz adjunta, Mònica Oltra. Casi un año después, cuando el magistrado Antonio Pedreira que instruye el caso Gürtel levantó buena parte de este secreto, Compromís volvió a la carga con los 1.521 expedientes. "Ni nos han respondido", critica Oltra.

El PP asegura que la documentación solicitada "carece de trascendencia"

La negativa del PP de dar explicaciones no es nueva, pero se ha multiplicado y perfeccionado desde que se conoce la trama. Un celo sobre la información, que según la dirigente de Compromís, ha llevado a los conservadores a despojarse de todo maquillaje institucional. "¿Qué por qué no? Porque tenemos mayoría absoluta y ya está", asegura Oltra que han llegado a contestar los conservadores en la Mesa de Les Corts o la Junta de Portavoces.

La obsesión del PP por los cerrojos ha derivado por momentos en burla y mofa hacia la oposición. El jueves pasado, Camps compareció en Les Corts y aseguró que su Gobierno es "el más transparente" y que por eso no tenía "miedo" a lo que pudiera venir de los tribunales. "Si es tan valiente, ¿por qué no pone encima de la mesa los contratos de la Gürtel?", le preguntó Ángel Luna momentos antes de acusarlo de vivir instalado en la opacidad. "¿Opaco? O Paco o Francisco", le soltó a Luna.

Desde el PSPV-PSOE aseguran que el bloqueo informativo del PP responde más a la "prepotencia y a su desprecio al parlamentarismo" que a lo que pueda salir. De hecho, buena parte de los expedientes ya son públicos y se pueden descargar de multitud de webs. Se trata de los "sólo 80 contratos" a los que, en tono despectivo, se refirió Camps este miércoles cuando trascendió que Pedreira se inhibía a favor del Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) tras hallar indicios de siete delitos graves que afectarían al presidente valenciano y a su Gobierno.

Ochenta contratos que en realidad son 85 y que sumarían 7,2 millones de euros en adjudicaciones públicas a nueve empresas de la Gürtel. Una operación que aparece descrita en un informe de la Unidad de Auxilio Judicial, del 13 de abril, que denuncia un rosario de irregularidades: fraccionamientos para burlar a los órganos fiscalizadores, contrataciones a dedo, pagos por trabajos nunca realizados, pagos dobles, entre otros.