Sábado, 29 de Mayo de 2010

Nueva vía para traer a Roque y Albert

El CNI trabaja con un nuevo intermediario cuando se cumplen seis meses del secuestro de los cooperantes catalanes

PEDRO ÁGUEDA ·29/05/2010 - 08:00h

Caravana de Acció Solidària en la que participaban los catalanes secuestrados.

Los miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que trabajan por la liberación de los dos cooperantes aún en poder de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) abrieron a principios de este mes una nueva vía a través de un intermediario inédito, según fuentes que trabajan en la zona. Albert Vilalta y Roque Pascual cumplen hoy seis meses en poder de los terroristas de AQMI, que los capturó el 29 de noviembre cuando participaban en una caravana solidaria.

Este nuevo impulso, unido a las pruebas de vida que el Gobierno ha recibido en las últimas semanas, han provocado en el Ejecutivo un "moderado optimismo" ante la posibilidad de una liberación que, en ningún caso, llegará en un breve plazo. "Todo parece muy bien encaminado", explicaron a Público fuentes próximas al equipo que trabaja en la liberación. Al mismo tiempo, esas mismas fuentes piden "mucha prudencia". Temen que extremos que escapan al control de los agentes del CNI y de los contactos diplomáticos en marcha puedan puedan arruinar, como ha ocurrido en el pasado, esta nueva vía de trato con los secuestradores.

Los últimos avances provocan un "moderado optimismo"

Otro cambio de intermediadores condujo en marzo a la liberación de Alicia Gámez, la tercera secuestrada. La intervención de las autoridades de Burkina Fasso resultó definitiva y el Gobierno esperaba el mismo desenlace para Vilalta y Pascual en un corto espacio de tiempo, pero algo falló y hubo que empezar de nuevo. "El Gobierno sigue trabajando en su liberación (de Vilalta y Pascual) y estamos convencidos de que entre todos lo vamos a conseguir. La información que tenemos es que están bien", dijo ayer la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Renunciar a sus presos

La clave para la libertad de los secuestrados está en la posibilidad de que AQMI rebaje sus exigencias y vuelva a su petición inicial de un rescate millonario. En marzo, los terroristas ampliaron las condiciones para la liberación a que fueran liberados presos encarcelados en Mauritania y Mali. A favor de este posibilidad juega que los terroristas no hayan hecho públicas ningunas de sus exigencias, lo que les concede margen para rectificar.

De la Vega asegura que los dos rehenes se encuentran "bien"

Es lo que expertos dedicados a la lucha contra el terrorismo yihadista creen que ha sucedido en el caso de los últimos occidentales liberados, el italiano Sergio Cicala y su esposa, nacida en Burkina Fasso pero de la misma nacionalidad. Ambos fueron puestos en libertad el 16 de abril sin que el Gobierno italiano satisfaciera la demanda de AQMI para que fueran excarcelados miembros del grupo encerrados en Mauritania. El Ejecutivo de Nouakchott se niega en redondo a poner en libertad a terroristas y esta misma semana un tribunal de la capital mauritana ha condenado a muerte a tres miembros de AQMI por el asesinato de cuatro turistas franceses. En consecuencia, los expertos creen que la liberación de los italianos se debió exclusivamente al pago del rescate exigido a través de intermediarios.

En contra de una inmediata liberación de los españoles juega la intensa actividad militar contra Al Qaeda y sus aliados que los países de la zona desarrollan en el Sahel en los últimos meses. Una de esas operaciones militares supuso la semana pasada en el norte de Mali un duro golpe para los tuaregs, aliados ocasionales de Al Qaeda. En esta intensa actividad militar se enmarca el ejercicio Flintlock 10, en el que Estados Unidos y varios países de la zona, incluido España, han desarrollado en abril maniobras de adiestramiento de los ejércitos de Malí, Mauritania, Senegal y Nigeria para su lucha contra el terrorismo.

Nuevo secuestro

Vilalta y Pascual dejaron el pasado 19 de abril de ser los únicos occidentales en poder de AQMI. Ese día, la rama norteafricana de la red terrorista secuestró a un francés y a su chófer argelino en NÍger, aunque éste último fue liberado al poco y detenido por las autoridades locales acusado de haber colocaborado en el rapto. El anterior rehén francés, Pierre Camatte, fue puesto en libertad eL 23 de febrero sólo después de que Mali excarcelara a cuatro terroristas que reclamaba Al Qaeda.

Noticias Relacionadas