Viernes, 28 de Mayo de 2010

Enfoque con gen silenciador salva a monos del Ebola: estudio

Reuters ·28/05/2010 - 15:06h

Por Maggie Fox

Un enfoque con un gen silenciador puede salvar a monos de altas dosis de la cepa más letal del virus del Ebola, en lo que los investigadores llaman la vía más viable hasta el momento para tratar la mortífera y peligrosa infección.

El equipo usó pequeños ácidos ribonucleicos (ARN) interferentes, o siRNA, una nueva tecnología desarrollada por un número de compañías, para mantener controlado al virus durante una semana hasta que el sistema inmune lograra recuperarse.

Investigadores del Gobierno estadounidense y una pequeña compañía biotecnológica, Tekmira Pharmaceuticals , trabajaron juntos para desarrollar un nuevo enfoque, detallado en la revista médica The Lancet.

"El sistema de entrega es la verdadera clave", dijo Thomas Geisbert, de la Escuela de Medicina de la Boston University, que hizo parte del trabajo mientras trabajaba en el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército, en Fort Detrick, Maryland.

El virus del Ebola es una familia de virus que a menudo causan fiebres hemorrágicas muy graves. En Africa provocó decenas de brotes y puso en riesgo a las amenazadas poblaciones de gorilas, al igual que a los humanos.

Hasta el momento no existe un tratamiento o una vacuna contra el Ebola, que se contagia a través del contacto personal cercano.

Los siRNA son pequeños restos de material genético que pueden bloquear la acción de un gen específico. Este en particular se pega a tres áreas diferentes del Ebola, evitando que se multiplique.

El equipo de Geisbert trabajó con una cepa llamada Zaire, que proviene de la República Democrática del Congo y causa la muerte de hasta el 90 por ciento de las personas infectadas.

DIFICIL TRATAMIENTO

"Hemos tenido muchas dificultades para desarrollar tratamientos, antirretrovirales o cualquier otro tipo de estrategia", dijo Geisbert en una entrevista telefónica.

El equipo ha anunciado una serie de "casi éxitos", de los cuales el más reciente es una vacuna que proporcionó protección parcial a los monos en el 2006. En ese entonces Geisbert recibió un llamado de Ian MacLachlan, de Tekmira.

Los test en cuatro monos rhesus, o macacos, mostraron que siete inyecciones diarias curaban al 100 por ciento de los animales. Y Geisbert dijo que los investigadores dieron a los monos una dosis extremadamente alta de Ebola.

El tratamiento mantiene al virus controlado mientras el sistema inmune se prepara para combatirlo, explicó. "Existe un umbral crítico para la carga viral y si se la supera, el paciente muere", señaló.

"Este fármaco elimina una parte suficiente del virus para mantener un equilibrio", añadió.