Viernes, 28 de Mayo de 2010

El mundo de la cultura oficia un 'funeral' por el MuVIM

SERGI TARIN ·28/05/2010 - 01:00h

Juan Navarro - Imagen de la concentración.

Un centenar de personas del mundo de la cultura se concentró ayer por la tarde a las puertas del MuVIM (Museo Valenciano de la Ilustración y de la Modernidad) para protestar contra el nombramiento de Javier Varela como nuevo director en substitución de Romà de la Calle, quien dimitió el 8 de marzo después de que el PP censurara una exposición fotográfica que contenía imágenes alusivas a la trama Gürtel. Entre los concentrados se vieron artistas, catedráticos de Escultura y Bellas Artes y representantes de la Universidad. Todos compartían la repulsa por la designación de Varela, a quien consideran una imposición del PP. De hecho, el nuevo responsable es militante y alcalde de esta formación en el municipio de Torrebaja.

La convocatoria circuló por la redes sociales desde el miércoles. No hubo consignas ni pancartas. Sólo un ambiente de sepelio. En ese sentido, Emilio Martínez, en representación de los convocados, criticó que Varela se refiriera al museo como "cadáver exquisito", un concepto poético que acuñaron los surrealistas, "pero que en boca del nuevo director adquiere dimensiones mortuorias".

Una opinión con la que coincide Amparo Carbonell,catedrática de Escultura, quien lamentó que Varela, un desconocido en el ámbito cultural valenciano, llegue "a dedo por el PP para acabar con el legado de De la Calle, que convirtió el MuVIM en un referente gracias a la concesión de varios premios internacionales".

Varela aseguró el día de su presentación, este martes, que el museo carece de "identidad definida" y que precisa de un cambio de rumbo hacia las esencias valencianas y un regionalismo "que ofrende nuevas glorias a España". Una política que rompe con la visión europeísta de De la Calle y que aún se percibe en tres de las exposiciones en cartel, que tratan el futurismo italiano, la ilustración mexicana y el análisis del pensamiento desde el punto de vista kantiano.