Viernes, 28 de Mayo de 2010

Diez canciones de amor para Jennifer

Marc Anthony versiona a los grandes baladistas en 'Iconos'

GUILLAUME FOURMONT ·28/05/2010 - 08:00h

Anthony ha dejado la salsa para bucear en los temas de sus padres.

He aquí una noticia de gran importancia (al menos para sus fans). Marc Anthony, el autor de Valió la pena y marido de Jennifer López, abandona (temporalmente) la salsa. El músico lleva un tiempo cantando pop, aunque para su nuevo disco apuesta por baladas románticas, claro está, versiones de grandes éxitos como Y cómo es él de José Luis Perales o Abrázame muy fuerte de Juan Gabriel.

"Me volvía loco cada vez que escuchaba esas canciones y me di cuenta de su importancia en mi vida", aseguró Anthony ayer en Madrid, donde presentó Iconos, el disco que publicará el miércoles. Anthony nacido como Marco Antonio Muñiz en 1968 en Nueva York creció en el seno de una familia puertorriqueña que, en plena época Motown, prefería la melancolía de las canciones de amor interpretadas en castellano. "Me crié con esos temas, esta música es la banda sonora de mi niñez", dice. Marca cada puntuación de sus frases con la expresión You know.

El disco incluye temas de Perales, Juan Gabriel y Roberto Carlos

Iconos es un disco homenaje que Anthony dedica a su "hermosa familia", a sus hijos "por ser mi todo, mi aire", a Jennifer por supuesto, "amor de mi vida", a sus fans, y a Dios "por permitirme estar aquí". Son diez temas compuestos por Juan Gabriel, el mexicano José José y el brasileño Roberto Carlos, entre otros. Anthony tiene un especial cariño por el tema del español José Luis Rosales, Y cómo es él: "La sencillez de la melodía, de las letras, es una obra maestra".

Marc Anthony llegó ayer de Moscú, donde supuestamente fue retenido varias horas en el aeropuerto porque los servicios aduaneros detectaron una navaja en su maleta. El músico no escapó ayer a las preguntas de la prensa sobre este asunto, aunque él no dio importancia al incidente: "¿Pero qué dicen?, exclamé cuando me lo dijeron. No tenía ni idea. Son tonterías. Esos rumores no tienen importancia. It's sólo funny", zanja.

Coge su paquete de tabaco, un Newport Menthol, y vuelve a lo que le importa: el disco.

"Tenía la necesidad de reconocer la importancia de esas canciones"

Más de 600 canciones

Iconos es la historia de un músico que se ha enamorado de sus canciones de amor. "Este disco nació de mi necesidad de reconocer el impacto de esas canciones en mi vida", dice. Y buceó en toda la música que recordaba, que sus padres escuchaban. Y se encontró con nada menos que 600 canciones. "Guardé unas 50 en mi iPod y las que me subían la tensión, me provocaban algo, sobrevivieron en este disco", añade. El resultado son baladas que nada tienen que ver con la salsa y donde la guitarra eléctrica no se separa de la voz de Anthony.

El proceso duró poco más de dos años, aunque cuando lo tuvo claro, lo grabó en tres días. "No sabía qué sonido dar al disco", confiesa, "porque son canciones históricas y me preguntaba qué podía aportar". Encontró la respuesta en su hija y en Jennifer López: "Pensé entonces en ella, en Jennifer también. Tenía que hacer canciones para ellas, como si no existieran antes. Mucha gente no las conoce. A mí me recuerdan a mi papá y a mi mamá, claro, pero encontré el sonido que quería. Y fue...¡Uauh! Fue gracias a mi hija".

Anthony asegura que José Luis Perales le mandó una nota "chula", en la que expresa su orgullo por la versión de su canción. "Quiero invitarle a cantar conmigo".

¿Y es consciente de que Valió la pena es uno de los últimos clásicos de la salsa? "Sí, pero este disco es algo aparte. Hubiera podido hacerlo con versiones salsa, pero prefería algo inédito", argumenta y se encoge los hombros como diciendo: ¡Ya basta de salsa! "Volveré a ello este año, si Dios quiere", concluye. Marc Anthony tiene fe: lleva una cruz en el cuello y otra en un anillo.