Miércoles, 26 de Mayo de 2010

Las familias recuerdan a las víctimas desde la paz y no desde el rencor

EFE ·26/05/2010 - 14:04h

EFE - El general de Sanidad Vicente Navarro. EFE/Archivo

Los familiares de los 62 militares fallecidos en el accidente del Yak-42 en Turquía han celebrado hoy un emotivo acto en Zaragoza, para recordar a sus seres queridos "desde la paz y no desde el rencor", aunque han lamentado que siete años después ningún político haya pagado por ello.

El accidente ocurrió el 26 de mayo de 2003, cuando los militares regresaban de Afganistán en un avión Yakovlev-42 ucraniano, que se estrelló en Trebisonda (Turquía), "el fin y el principio de muchas cosas", ha señalado el presidente de la Asociación de Familiares, Miguel Ángel Sencianes, quien ha leído un manifiesto.

Los familiares han depositado ramos de flores y una vela por cada uno de los militares ante el monumento que recuerda a las víctimas, ubicado en el paseo de la Constitución de la capital aragonesa y coincidiendo con el séptimo aniversario del accidente.

Los han querido recordar "desde la paz y no desde el rencor" y, sobre todo, "desde el orgullo de nuestra lucha, desde la lealtad con la que hace ya siete años nos prohibimos olvidar y luchar por la justicia" y por una verdad "que ya se conoce dentro y fuera de nuestras fronteras", según una declaración que ha leído Sencianes.

En ocasiones con la voz entrecortada, ha destacado que las 62 víctimas "eran buenas personas, buenos ciudadanos y buenos militares, con expedientes intachables", que a pesar de "sus quejas por esos aviones que olían a muerte, cumplieron con la misión que su país les encomendó".

Por ello, han invitado a los militares "a que sigan su ejemplo de valentía y se diga la verdad"; a los políticos "a que destierren la mentira y a los mentirosos de la vida pública"; y a jueces y fiscales "a no mirar a quien se juzga y sólo velar para que el derecho prevalezca".

"Han pagado militares y empresarios, pero ni un sólo político", ha insistido el presidente de la Asociación, quien ha recordado que volaron en "condiciones miserables" y el horror de saber que a muchos "se les enterró sin estar identificados".

En este sentido, ha agregado que no quieren "ensuciar" la memoria de los militares fallecidos, recordando "que su jefe máximo sigue campando a sus anchas, cobrando de todos los españoles y defendiendo, según él, causas justas", porque lo que sí quieren es "tener paz y mirar al cielo orgullosos", sabiendo "que lo que hemos hecho, lo que hacemos y lo que nos queda por hacer es por vosotros, por vuestra memoria".

El séptimo aniversario ha estado marcado por la noticia de que ha sido la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil quien han pagado las indemnizaciones impuestas al general Navarro y a sus subordinados, acusados de falsificar los documentos de 30 de los fallecidos en el accidente.

Es "muy duro" y "sorprendente" ver que esta asociación "ha mostrado un claro apoyo a delincuentes", ha dicho Sencianes en declaraciones a los medios, al tiempo que ha recalcado que "militares que están dispuestos a dar la vida son a los que hay que apoyar, militares que van a Afganistán y se juegan el tipo a pesar de saber que esos aviones olían a muerte".

"Sólo cabe que la ministra de defensa, Carme Chacón, frene esto y apoye a sus militares, a sus 62, porque no es justo que aunque estén muertos quede sólo la palabra de unos vivos que solamente saben ponerse de lado de unos delincuentes", ha subrayado Sencianes, quien ha lamentado que el general Navarro, vestido con su uniforme, "esparció" y "distribuyó a suertes" los cuerpos de 30 militares.

Ha insistido en que "no es justo", y ha pedido que "no hagan padecer a familiares que hoy están rotos porque sienten que no se apoya a los suyos".