Martes, 25 de Mayo de 2010

La violencia en Jamaica se cobra 31 muertos, 28 civiles

Reuters ·25/05/2010 - 20:38h

Un total de 31 personas, incluyendo 28 civiles y tres miembros de fuerzas de seguridad, han muerto en Jamaica en choques violentos desatados por medidas del Gobierno para extraditar a Estados Unidos a un supuesto capo de la droga, dijo el martes la Policía.

El director de comunicaciones de la Policía, Karl Angell, precisó que 26 de los civiles que fallecieron, además de 25 heridos, se registraron en el vecindario Jardines de Tívoli en el oeste de Kingston, que fue tomado el lunes por oficiales fuertemente armados que buscaban al presunto narcotraficante Christopher "Dudus" Coke.

El hombre no ha sido encontrado.

El número total de muertes incluye a tres miembros de las fuerzas de seguridad, que buscan a Coke puerta a puerta mientras estallan algunos tiroteos en partes de la capital de la turística isla caribeña.

Las renovadas operaciones de búsqueda se realizaron un día después de un asalto militar de gran escala en el barrio donde se cree que se oculta Coke.

Angell dijo que la policía detuvo a más de 200 personas e incautó armas de fuego.

Entre los civiles muertos, dos fueron tiroteados el lunes por la noche por supuestamente apoyar a Coke en el vecindario conocido como Ciudad Española, situado a 22 kilómetros al oeste de Kingston, dijeron autoridades.

El brusco aumento en la cifra de muertos siguió declaraciones de residentes indicando numerosas bajas civiles durante el asalto el lunes en los Jardines de Tívoli. Algunas informaciones indicaron que helicópteros militares lanzaron explosivos en el lugar.

La violencia, que incluyó enfrentamientos callejeros entre policías y jóvenes armados, comenzó cuando supuestas pandillas aliadas de Coke abrieron fuego contra cinco estaciones policiales, robaron coches y saquearon el centro de Kingston el domingo.

Fiscales estadounidenses describieron a Coke como líder de la pandilla "Shower Posse", que asesinó a cientos de personas acribillándolas durante las guerras de la cocaína en la década de 1980.

ESTADO DE EMERGENCIA

El Gobierno declaró un limitado estado de emergencia en el oeste de la capital y otro distrito como respuesta a la violencia, mientras que el primer ministro jamaiquino, Bruce Golding, prometió una "acción fuerte y decisiva" para restaurar el orden.

La emergencia limitada en Jamaica, un popular destino turístico en El Caribe, fue seguida por más disturbios y enfrentamientos, llevando al Departamento de Estado estadounidense a advertir a los estadounidenses a no viajar a Kingston y zonas aledañas.

La violencia también interrumpió los vuelos desde y hacia el Aeropuerto Internacional Norma Manley de la capital, mientras que las carreteras de acceso eran bloqueadas de forma intermitente por tiroteos entre pandilleros y la policía.

Funcionarios dijeron que la violencia no ha tenido impacto alguno sobre la producción de bauxita, azúcar y banana de la isla. Sin embargo, algunos líderes empresariales se quejaron de un gran golpe al turismo.

Estados Unidos pidió la extradición de Coke en agosto del 2009, pero Jamaica inicialmente se negó, lo que alimentó las tensiones bilaterales mientras acusaba que las evidencias contra Coke habían sido recogidas mediante grabaciones ilegales de conversaciones telefónicas.

Finalmente, la semana pasada fue emitida una orden de arresto para comenzar los procedimientos de extradición de Coke.

En su informe anual de estrategia de control de narcóticos hecho en marzo, el Departamento de Estado estadounidense dijo que las conocidas relaciones de Coke con el partido gobernante de Jamaica remarcaban "la potencial profundidad de la corrupción en el Gobierno".