Miércoles, 26 de Mayo de 2010

Irán considera inaceptable el respaldo ruso a las sanciones

Reuters ·26/05/2010 - 10:34h

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, dijo el miércoles que el apoyo de Rusia a nuevas sanciones de la ONU contra Irán era inaceptable, e instó al presidente Dmitry Medvedev a reconsiderar su respaldo a la posición de Washington.

Irán fue desairado por Rusia y China la semana pasada cuando, sólo horas después de que ofreciera enviar al extranjero parte de su uranio enriquecido, Washington anunció que los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU respaldaban un nuevo borrador de sanciones.

Utilizando un tono inusualmente duro para criticar al Gobierno ruso, Ahmadineyad utilizó un discurso televisado para dirigirse directamente a Medvedev quien, dijo, se había doblegado a la presión de Estados Unidos para apoyar la imposición de sanciones.

"Si fuera el presidente ruso, al tomar decisiones sobre temas relacionados con una gran nación (Irán) (...) actuaría con más cuidado, lo pensaría más", declaró Ahmadineyad.

"La nación iraní no lo sabe: ¿son ellos (los rusos) amigos y vecinos? ¿Están con nosotros o buscan algo más?".

"No deberíamos ver, en tiempos sensibles, cómo nuestro vecino (Rusia) apoya a aquellos que están en nuestra contra, que nos han mostrado rencor durante 30 años", declaró en referencia a Estados Unidos, que ha liderado una iniciativa diplomática mundial para la imposición de nuevas sanciones.

"Esto no es aceptable para la nación iraní. Espero que ellos (Rusia) presten atención y adopten acciones correctoras".

"Deseo que los líderes y autoridades rusas presten atención a estas palabras amigables y adopten acciones correctoras y no dejen que la nación iraní les considere entre las filas de sus enemigos históricos", declaró.

Ahmadineyad dijo que el intercambio de combustible nuclear con Turquía y Brasil alcanzado la semana pasada y presentado al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) el lunes era "una oportunidad histórica" para romper el estancamiento con Occidente sobre el programa nuclear iraní que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, debería aprovechar.

"Es poco probable que en el futuro la nación iraní dé una nueva oportunidad al señor Obama", declaró.

Washington y muchos países europeos están preocupados de que el programa de enriquecimiento de uranio iraní esté destinado a obtener armas nucleares. Irán dice que sus objetivos son puramente pacíficos y que tiene el derecho soberano de tratar de conseguir la tecnología nuclear.

Los occidentales que critican el acuerdo con Turquía y Brasil dicen que el intercambio aún dejaría en Irán suficiente material para una bomba, si es enriquecido a su máxima pureza, y que no aborda el programa de enriquecimiento continuado iraní.