Miércoles, 26 de Mayo de 2010

Zapatero acometerá el nuevo impuesto en "breves semanas"

El presidente del Gobierno especifica que será una figura tributaria nueva y que no afectará al 99,99% de la población

YERAY CALVO ·26/05/2010 - 08:51h

La sesión de control al Gobierno en el Congreso se ha convertido una vez más en un intercambio de improperios. Tan ingeniosos como poco constructivos. Mucho ruido y pocas nueces. Tan sólo el anuncio de Zapatero de acometer el nuevo impuesto a los ricos "en breves semanas" queda como lo único a rescatar entre toda la madeja de descalificaciones y del ya clásico cruce dialéctico entre Gobierno y oposición.

Como estaba previsto, el Partido Popular ha preguntado al Gobierno sobre la anunciada subida impositiva. Ha abierto fuego el líder del PP, Mariano Rajoy, que ha reclamado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que aclare si tiene la intención de subir los impuestos", cómo y cuándo la va a efectuar.

Nueva figura tributaria

Zapatero salvo el plazo -"en breves semanas"- y la poca incidencia que tendrá en la sociedad -"no afectará al 99,99%" de los ciudadanos- no ha dicho nada que no se supiera ya. La modificación no afectará a los impuestos existentes ya que se tratará de "una figura tributaria nueva". El nuevo impuesto será extraordinario y se añadirá al actual marco impositivo. Además, tendrá carácter temporal.

De este modo queda casi descartado la posibilidad de modificar el IRPF o la fiscalidad sobre las Sicav, las sociedades de inversión de capital variable. Uno de los principales motivos es que elevar dichos impuestos podría producir una migración de fortunas al extranjero.

Zapatero a Rajoy: "Ustedes no pueden cambiar de opinión porque no tienen ninguna"

El presidente del Gobierno ha aprovechado su intervención para recordar que el esfuerzo que se pide a los ciudadanos "ha de ser lo más equitativo" y "solidario" y que espera contar con el apoyo de la bancada conservadora. El jefe del Ejecutivo culminó su discurso atacando duramente a Rajoy. "Ustedes no pueden cambiar de opinión porque no tienen ninguna en ningún caso", espetó.

Rajoy, en su segundo turno, calificó el anuncio de "inquietante" y acusó a Zapatero de generar "poca certidumbre" con sus decisiones, cambiando de opinión "demasiadas veces". "En cualquier faceta de la vida es malo, pero sobre es malo cuando de la economía del país estamos hablando", zanjó.

"Asumimos que rectificamos"

Ya en los pasillos del Congreso, Zapatero, ante las preguntas de los periodistas ha estimado como "perfectamente comprensible" que se cambie una fecha en un decreto de la complejidad, en referencia a la norma que prohibirá a los ayuntamientos endeudarse a partir de 2011. "Nosotros asumimos que rectificamos, es un principio que creo que está bien para gobernar".

"Quien no las toma es quien no tiene que rectificar nunca, o quien no las asume; nosotros asumimos que rectificamos, es un principio que creo que está bien para gobernar", ha concluido. Algún matiz diferente contienen las palabras de la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, también en los corredores. Asegura que se trató de "un error". Aunque reconoce que en este aspecto el Gobierno "tiene que ser cuidadoso".

El presidente de la Junta de Castilla La Mancha, Leopoldo Barreda, ha metido un poco el dedo en la llaga al afirmar que "no se puede sistemáticamente adoptar disposiciones al margen de aquellos a los que va a afectar". Y apuntó que "esto se hubiera evitado si se les hubiese planteado a los alcaldes".