Miércoles, 26 de Mayo de 2010

El primer ministro etíope llama a reconocer su victoria electoral

Reuters ·26/05/2010 - 05:48h

El primer ministro etíope, Meles Zenawi, instó el martes a Gobiernos extranjeros a que respeten su rotunda victoria y dijo a la oposición que será consultada en decisiones de interés nacional.

El consejo electoral del país informó de que el gobernante Frente Democrático Revolucionario del Pueblo de Etiopía (EPRDF, por sus siglas en inglés) y sus partidos aliados obtuvieron 534 de los 536 escaños declarados hasta ahora, dando al primer ministro Meles Zenawi casi la totalidad del Parlamento de 547 diputados.

"Incluso si no tienen escaños en el Parlamento, les prometemos consultarlos en temas de interés nacional. Los consideramos una parte importante de este renacimiento", dijo Meles a líderes opositores durante una manifestación para celebrar la victoria en Adís Abeba.

Meles dijo a decenas de miles de simpatizantes que las fuerzas extranjeras no podrían revertir el resultado de la elección en la nación del cuerno de África y desaconsejó cualquier conflicto poselectoral.

Estados Unidos dijo que las elecciones no cumplió con la mayoría de los estándares internacionales.

"Aunque las elecciones fueron tranquilas y pacíficas y en gran parte sin violencia, destacamos con cierto grado de remordimiento que las elecciones no estuvieron a la altura de los estándares internacionales", dijo el vicesecretario de Estado Johnnie Carson a un comité de la Cámara de Representantes.

EEUU considera a Etiopía como un aliado crucial en la lucha contra el integrismo radical en la zona, enviándole 4.700 millones de dólares en ayuda entre 1999 y 2009.

Carson, principal representante de la administración de Obama en este país aliado de EEUU, dijo que el Gobierno etíope había tomado medidas "claras y decisivas" para asegurar que obtenía una victoria arrolladora.

Una misión de observadores de la Unión Europea indicó que los comicios estuvieron empañadas por el uso de recursos estatales del EPRDF para la realización de la campaña, poniendo a la oposición en desventaja de cara a las votaciones, pero agregó que esto no implica que no sean válidas.

"Todos fueron iguales, pero algunos fueron más iguales que otros", dijo a una conferencia de prensa el jefe de los observadores, Thijs Berman, aclarando que la votación no cumplió con algunos estándares internacionales.

"La misión de observación de la Unión Europea considera que las condiciones de igualdad para la elección 2010 no fueron suficientemente equilibradas, inclinándose a favor del partido gobernante en muchas áreas", agregó.

Diplomáticos occidentales están siguiendo la situación con atención para ver cómo reaccionará la oposición después de que muchos de sus dirigentes perdieron sus puestos en la victoria parlamentaria de Meles, quien busca inversores extranjeros para ayudar a acelerar el desarrollo.

Analistas comentaron anteriormente que si la UE decía que la votación había sido defectuosa, ello podría animar a la oposición a desafiar el resultado y salir a protestar a las calles, tal como ocurrió en 2005. Entonces una coalición opositora protestó después de que el DPRDF y sus aliados obtuvieran 327 escaños, provocando disturbios en la capital en dos ocasiones en los que las fuerzas de seguridad mataron a 193 manifestantes y murieron siete policías.