Martes, 25 de Mayo de 2010

Italia congela tres años el sueldo de los funcionarios

Propone una polémica amnistía fiscal para propietarios de casas ilegales

SANDRA BUXADERAS ·25/05/2010 - 23:00h

EFE/Ettore Ferrari - El primer ministro italiano Silvio Berlusconi escucha una pregunta durante una rueda de prensa en el palacio Chigi en Roma.

"Es un sacrificio muy duro, pero espero que sea provisional". Con estas palabras, el número dos del Gobierno Berlusconi, Gianni Letta, explicó ayer las medidas que el Ejecutivo italiano aprobó para ahorrar 24.000 millones de euros en los próximos dos años.

El plan será presentado el 7 de junio en Bruselas. Las regiones italianas, que gestionan la sanidad pública, serán las que más acusarán el golpe, pero también salen perdiendo los funcionarios (cuyo salario se congelará tres años), los que aspiran a jubilarse y, en menor medida, los políticos, que son los mejor pagados de Europa.

En cambio, los evasores fiscales tendrán premio: la derecha en el Gobierno les ofrece una nueva amnistía, según el plan que en el momento de cerrar esta edición se debatía.

En dos años, las regiones italianas, cuyo presupuesto se gasta en el 80% en sanidad, deberán ahorrar 13.000 millones de euros, con lo que se prevé que deban empezar a cobrar por determinados servicios. Además, los trabajadores deberán retrasar hasta seis meses su jubilación, y los empleados públicos no cobrarán lo que el Estado les paga hasta tres años después.

Italia congelará tres años el sueldo de los funcionarios

Tampoco se cubrirán vacantes. Las mujeres del sector público ven elevada de golpe su edad de jubilación a los 65 años. Los demás funcionarios tendrán su salario congelado a niveles de 2009 durante tres años. Los que cobran entre 90.000 y 130.000 euros sufrirán un recorte del 5%,

y los que cobran más, del 10%.

Los políticos verán rebajado su sueldo un 10%, pero solo a partir de los 80.000 euros anuales, según los casos, y cada administración tendrá margen de decisión. El plan incluye perdonar un tercio de la sanción que recibirán los propietarios de casas que nunca han sido registradas y no aparecen en el catastro. Hacienda ha comprobado que hay dos millones de "casas-fantasma".