Martes, 25 de Mayo de 2010

Los médicos rechazan autorizar los abortos

La nueva ley les da potestad sobre las menores de edad

V. P. ·25/05/2010 - 18:24h

La Organización Médica Colegial (OMC) considera que la posibilidad de que las jóvenes de 16 y 17 años que aleguen violencia familiar puedan abortar sin informar a sus padres si un médico les autoriza a ello podría generar "inseguridad jurídica" a los facultativos, ya que serán los últimos responsables de esa decisión.

La nueva Ley del Aborto, que entrará en vigor el próximo 5 de julio, establece que las chicas de 16 y 17 años no necesitan el consentimiento paterno para abortar, pero sí deben informar a sus progenitores de su decisión. No obstante, la norma establece una excepción y exime a las jóvenes que aleguen conflicto familiar de tener que informar a sus padres. El texto no recoge el detalle de cómo resolver ese caso.

Los facultativos podrán pedir un informe a un psicólogo

El borrador del Real Decreto que el Gobierno prepara para regular con exactitud cómo se demostrará que hay riesgo de conflicto familiar o cómo constará que los padres han sido informados da a los médicos la última palabra. Cuando una joven asegure a un facultativo que no ha informado a sus padres de su decisión de abortar porque tiene "miedo o temor a sufrir violencia familiar, coacciones o algún tipo de presión que pueda torcer su voluntad", los médicos podrán autorizar la interrupción del embarazo.

La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, explicó ayer que los doctores podrán pedir el informe de un psicólogo o de un trabajador social que certifique la versión de la joven y que le ayude a decidir si autoriza la interrupción del embarazo sin el conocimiento de sus padres, según Efe.

El próximo lunes, el ministerio dará a conocer el detalle del reglamento a las comunidades autónomas, con las que se reunirá en el seno del Consejo Interterritorial de Sanidad. El texto tendrá que pasar después por el Consejo de Estado y ser aprobado finalmente en el Consejo de Ministros.

Jiménez también anunció que serán las enfermeras las que impartan la educación sexual en los centros educativos, otra de las medidas que incluye la ley para evitar los embarazos no deseados.