Lunes, 24 de Mayo de 2010

BP reconoce la "frustración" por la incapacidad de taponar el derrame de crudo

EFE ·24/05/2010 - 06:57h

EFE - Fotografía cedida por la Guardia Costera estadounidense en la que se observan las operaciones con las que se trata de detener el vertido de petróleo que afecta a la Zona del Golfo de México tras la explosión de la plataforma Deepwater Horizon.

El directivo de la compañía British Petroleum (BP) a cargo de la lucha contra el derrame de crudo en el Golfo de México reconoció hoy la frustración que existe contra la petrolera por su incapacidad para taponar el flujo.

En declaraciones hoy en varias cadenas de televisión, Doug Suttles, director de operaciones de BP, aseguró que hacen "todo" lo que pueden.

"Sé que todo el mundo está frustrado. Creo que los habitantes de la región están frustrados. Sé que nosotros lo estamos, sé que el Gobierno también", indicó el directivo en la cadena de televisión NBC, donde agregó que "es doloroso para todo el mundo que esto esté durando tanto".

Suttles expresó su optimismo sobre la posibilidad de que tengan éxito esta semana los intentos de taponar con cemento y arcilla pesada la grieta del pozo de petróleo a 1.500 metros de profundidad, en un proyecto que comenzará a ejecutarse el miércoles.

Ese mismo día podrá saberse si la maniobra ha tenido éxito, indicó el alto ejecutivo, quien indicó en la cadena ABC que si fallara, BP cuenta con planes alternativos.

Las declaraciones de Suttles se producen en el mismo día en que el secretario de Interior, Ken Salazar, y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, visitan hoy Luisiana con una delegación del Senado para evaluar la respuesta al derrame de crudo.

Salazar criticó el domingo las acciones de la petrolera, en la que dijo no confiar porque no ha cumplido los plazos que se ha marcado para taponar el vertido, que ya dura más de un mes.

La delegación realizará un sobrevuelo de las zonas afectadas y se reunirá con el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, autoridades locales y de la comunidad, así como con representantes de BP.

Según dijo Salazar el domingo en una rueda de prensa en Houston, tras reunirse con directivos de BP, se han recuperado cerca de 7,9 millones de galones de una mezcla de petróleo y agua y unas 20.000 personas han sido movilizadas para proteger la costa y la vida silvestre.

El derrame comenzó después de que una plataforma petrolera que explotaba BP estallara por razones que se desconocen y se hundiera en el mar, en un suceso donde murieron once trabajadores.