Lunes, 24 de Mayo de 2010

El PSOE abre la puerta a la renovación del TC en el Senado

Reuters ·24/05/2010 - 13:24h

El Partido Socialista dijo el lunes que su "prioridad" es renovar el Tribunal Constitucional, cuatro de cuyos 12 miembros tienen el mandato caducado y que está inmerso en el debate sobre la constitucionalidad del Estatuto de Cataluña, por lo que podría aceptar los candidatos propuestos por el Partido Popular.

"La prioridad es renovar", dijo a los periodistas la portavoz socialista en la Cámara Alta, Carmela Silva, aunque señaló que primero pedirán al PP que cambie sus candidatos, dijeron medios.

Cuatro de los 12 miembros del alto tribunal son elegidos por el Senado, pero la falta de acuerdo entre los dos partidos mayoritarios mantiene bloqueada la renovación de este cupo desde hace tres años. El PP propuso unos candidatos, Enrique López y Francisco José Hernando, que son rechazados por los socialistas.

"El Partido Popular presentó los candidatos de acuerdo con el procedimiento establecido por el Partido Socialista", dijo la secretaria general del principal partido de la oposición, María Dolores de Cospedal.

Cando se le preguntó sobre las declaraciones del PSOE, afirmó que "(esto) pone de manifiesto que quien ha paralizado el proceso de renovación de los magistrados del Constitucional ha sido el presidente del Gobierno o, según sus instrucciones, el presidente del Senado".

El anuncio socialista supondría la convocatoria de la reunión de la Comisión de Nombramientos del Senado, que es el siguiente paso que está pendiente, a la que se presentarían los candidatos y donde serían evaluados.

La renovación del Constitucional es un asunto de especial trascendencia puesto que desde hace casi cuatro años está debatiendo sobre la constitucionalidad del Estatuto de Cataluña.

El presidente catalán, José Montilla, pidió la renovación del tribunal el lunes en el Senado, donde dijo que el estancamiento actual "puede hacer que la desafección (en Cataluña) se convierta en profunda frustración y pueda dar argumentos a aquellos que quieren la ruptura".

"Este Tribunal Constitucional ha fracasado en su objetivo, está perdido en un laberinto (...) y hay que ayudarlo a salir del laberinto", dijo ante la Comisión General de las Comunidades Autónomas en una intervención en catalán.

"No pedimos que se cambien las reglas del juego. Lo que queremos es muy simple: que se cumplan", añadió.

Además de los cuatro miembros que tienen el mandato caducado, en el TC también está pendiente cubrir la vacante de un magistrado fallecido.

La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, está elaborando una nueva ponencia sobre la sentencia del Estatut después de que fracasara el sexto borrador de sentencia. En el debate intervienen diez magistrados, por la muerte de Roberto García-Calvo y la recusación de Pablo Pérez Tremps.

Aunque no ha definido una fecha, el TC ha anunciado que tiene intención de presentar el nuevo escrito de Casas "a la mayor brevedad posible".

Los magistrados aún no han conseguido ponerse de acuerdo en los aspectos más polémicos del texto, entre ellos el reconocimiento de Cataluña como nación, el deber de conocer el catalán, el derecho de autodeterminación y un papel destacado en las relaciones con la Unión Europea.

El Parlamento de Cataluña aprobó una resolución en la que defendió la legalidad del Estatut e instó a la renovación del tribunal, a la vez que demandó que se declare incompetente para emitir un fallo sobre el texto.

El recurso de inconstitucionalidad fue presentado por el Partido Popular hace ya casi cuatro años y afecta a 114 artículos y 12 disposiciones y tiene más de 400 folios. Posteriormente se admitieron a trámite otros seis recursos contra la norma catalana: del Defensor del Pueblo y de las Comunidades de Murcia, Baleares, La Rioja, Comunidad Valenciana y Aragón.

Además de los cuatro miembros del tribunal que elige el Senado, otros cuatro son nombrados por el Congreso, dos por el Gobierno y dos por el Consejo General del Poder Judicial.