Lunes, 24 de Mayo de 2010

Los Suns acortan distancias con los Lakers en el tercer partido

Reuters ·24/05/2010 - 06:45h

Phoenix Suns aumentó la temperatura en la final de la Conferencia Oeste de la NBA al vencer el domingo a los Lakers en Arizona por 118-109 en el tercer partido de la serie.

Después de sus derrotas en los dos primeros encuentros, la defensa de Phoenix salió a relucir, mientras Amare Stoudemire anotó 42 puntos y capturó 11 rebotes para ayudar a los Suns a reducir a 2-1 la diferencia en la serie al mejor de siete partidos.

Steve Nash sumó 17 puntos y 15 asistencias, a pesar de sufrir un golpe que podría haberle roto la nariz, pero fue la defensa de Phoenix la que hizo el mayor esfuerzo por terminar con la racha de ocho victorias de los Lakers en los 'playoff'.

"La nariz es la menor de mis preocupaciones", dijo a los periodistas Nash, quien chocó con Derek Fisher.

"Estamos felices de habernos puesto en posición de igualar esto el martes por la noche", agregó.

El cuarto partido, que también se jugará en Arizona, podría ser clave en la serie para definir si se da un enfrentamiento final entre Los Angeles y Boston Celtics en la final de la NBA, como muchos esperan.

Kobe Bryant lideró a los Lakers con 36 puntos, 11 asistencias y nueve rebotes, seguido de Pau Gasol, que anotó 23 puntos y capturó nueve rebotes, y Derek Fisher, que marcó 18 tantos.

Pero los visitantes acertaron apenas nueve de sus 32 intentos de triples, y fueron superados por 32-35 en el último cuarto, cuando lograron tener una ventaja de un punto a ocho minutos y 47 segundos del final. Los Suns respondieron rápidamente con una racha 11-2 y cerraron su victoria.

Robin López dio a Phoenix unos inesperados 20 puntos y Stoudemire fue una fuerza vital al final del encuentro, anotando 29 de sus puntos en la segunda mitad.

"(La defensa en zona) marcó la diferencia en que ellos lanzaran un 58 por ciento o un 48 por ciento (esta noche)", dijo el técnico de los Suns, Alvin Gentry, elogiando a su defensa, que recibió 252 puntos en contra en los dos primeros partidos.

"La mayor parte de sus tiros venían desde fuera y nosotros hicimos un buen trabajo en la rotación", agregó.