Domingo, 23 de Mayo de 2010

Mourinho: "Sí, me voy al Madrid"

El técnico dice que se cansó de Italia

HUGO JIMÉNEZ ·23/05/2010 - 17:35h

AFP - Mourinho levanta la copa de la Liga de Campeones con todo el Inter de Milán a su espalda.

El Atlético ya tiene rival para la Supercopa de Europa. Será el Inter de Milán, con el que se medirá en Mónaco el 27 de agosto. Pero será otro Inter, porque ya no tendrá a
Mourinho a los mandos. El portugués se queda en el estadio que le vio coronar su triplete y convertirse en el tercer técnico que gana la Champions con dos equipos diferentes.

Entrenará al Real Madrid, era un secreto a voces. Y lo reconoció en una televisión alemana. "Sí, me voy al Madrid". Al canal italiano sólo dijo: "Dejo el Inter, estoy cansado de Italia".El preparador luso fue protagonista indiscutible de la noche. Por el entramado táctico, defensa más contragolpe, y por la liturgia escénica.

Siempre de pie durante el partido, celebración sobreactuada en el segundo gol (en el primero, en cambio, dio un discreto paso atrás) y unas lágrimas poco convincentes tras completarse el título. También acudió al fondo norte a saludar a los hinchas italianos, consoló a los jugadores del Bayern y levantó el trofeo. Luego, buscó a Julio César y Milito y se fundió en un abrazo con ellos. "Espero que las lágrimas de Mourinho no sean de culpa", dijo luego Massimo Moratti, el presidente del Inter.

El duro Mourinho dejó que se le viera llorar al acabar el partido

Diego Milito fue el otro gran protagonista. Autor de dos tantos sencillos y simples en el trámite, pero portentosos en la parte que le tocó: el amague y la definición en el primero, el recorte y la definición en el segundo. Fue nombrado sin discusión el jugador de la final. En su primer curso en el Inter, el ex zaragocista, de 30 años ya, ha tenido peso en todos los títulos (marcó el gol decisivo ante el Siena que supuso el scudetto, también el que dio a su equipo la Copa ante la Roma y los dos de ayer).

Al otro lado, Van Gaal, que al calor de la derrota del Bayern volvió a su genuina versión arisca. Primero se encaró con un periodista que le preguntó por qué no había cambiado de planteamiento durante la final. "¿Que no he cambiado? A lo mejor, debes venir un día conmigo a Múnich y aprender". Luego, rebajó con toda la intención el estilo de juego empleado por el Inter de Mourinho para llevarse el partido.

Noticias Relacionadas