Domingo, 23 de Mayo de 2010

"La Francia reaccionaria no es el país donde quiero vivir"

Sami Bouajila. Protagonista de ‘Fuera de la ley’

CARLOS PRIETO ·23/05/2010 - 09:30h

Bouajila (Grenoble, 1966) es uno de los actores franceses más destacados de su generación. De origen tunecino, protagoniza la última película de Rachid Bouchareb, Fuera de la ley, que ha provocado la mayor controversia de todo el festival. Las peripecias de unos hermanos argelinos que toman las armas contra el colonialismo francés han levantado ampollas entre la Francia conservadora, con protestas de algunos diputados de la UPM de Nicolas Sarkozy, que acusaron a Bouchareb de "falsificar" la historia. La memoria histórica también levanta ampollas en el país vecino.

¿Sorprendido conla polvareda levantada por Fuera de la ley'?

Sí y no. Por un lado, quien vea la película se dará cuenta enseguida de que la polémica no está justificada. Pero, por el otro, era previsible que ocurriera en un momento en el que el país está a la búsqueda de una nueva identidad.

La película arranca con la matanza de Sétif (1945). ¿Conocía usted las historias de la represión francesa en las colonias?

Mis padres me hablaron de Sétifcuando era joven. Así que, en cierto modo, conseguí que el colonialismo no hiciera conmigo lo que hace con muchos otros: romper tus lazos con tu tradición y tu cultura. Fuera de la ley es una película importante porque recupera parte de nuestra historia. Conocer los acontecimientos del pasado nos permite entender mejor la Francia contemporánea.

Algunos franceses no parecen haber digerido bien ciertos acontecimientos de su pasado...

En efecto. Y no hablamos sólo de colonialismo. También de asuntos como la II Guerra Mundial. Sólo parece interesarnos el inicio del conflicto (cuando los alemanes se hicieron con el control de Francia) y su final (con su combinación de resistencia y liberación). Pero no lo que ocurrió entre medias: el colaboracionismo y la denuncia de judíos. Una parte de la sociedad no quiere hablar de ciertos temas. La Francia reaccionaria no es el país en el que quiero vivir.

Dicen que no fue fácil conseguir financiación para realizar Fuera de la ley'.

Fue muy difícil, de hecho. Si me permite la broma: nadie quería poner dinero para rodar algo que parecía una película sobre Al Qaeda [risas].