Sábado, 22 de Mayo de 2010

El inesperado éxito de Calpurnia Tate y sus veranos interminables

EFE ·22/05/2010 - 12:01h

EFE - La escritora estadounidense Jacqueline Kelly ha alcanzado un inesperado éxito editorial en España con "La evolución de Calpurnia Tate", una novela que tiene el sabor de las narraciones juveniles de antaño: ritmo pausado, descubrimientos infantiles y veranos interminables.

La escritora estadounidense Jacqueline Kelly ha alcanzado un inesperado éxito editorial en España con "La evolución de Calpurnia Tate", una novela que tiene el sabor de las narraciones juveniles de antaño: ritmo pausado, descubrimientos infantiles y veranos interminables.

"Espero que los lectores más jóvenes se sientan inspirados y apaguen los ordenadores, la televisión y el teléfono móvil, y salgan de sus casas para sentarse un momento y mirar todo lo que hay a su alrededor", señala Kelly en una entrevista a Efe a través del correo electrónico.

Calpurnia Virginia Tate tiene once años y es la única chica de entre siete hermanos. Corre el año 1899 en Fentress, un pueblecito de Texas, cuando en un caluroso verano Calpurnia comienza a hacerse preguntas acerca de su entorno y, ayudada por su abuelo, un ser huraño con un laboratorio propio, se convierte en una naturalista.

En "La evolución de Calpurnia Tate" (Roca editorial), Darwin y sus teorías son casi un personaje, pero más allá de la pasión por la ciencia, la novela presenta una sociedad machista que lleva a la protagonista a plantearse un destino ligado al matrimonio, la cocina y la costura.

Kelly, que reconoce que Calpurnia le "habló" desde el principio y que simplemente tuvo que tomar papel para "copiar" lo que ella le dictaba en las primeras páginas del libro, se inspiró en la casa victoriana de más de 150 años que acababa de comprar en Texas para ambientar la historia.

"En la casa no funciona bien el aire acondicionado y es tremendamente calurosa en verano -explica-. Un día, sentada en el porche, me pregunté: '¿Cómo es posible que la gente soportase este calor hace cien años?'. Entonces toda la familia apareció ante mí para contarme su vida".

La novela mezcla capítulos de humor sutil, donde cada día es una gran aventura, con otros más serios en los que se entrevé la incredulidad y la inocencia de una niña que no comprende su entorno, y donde la llegada del teléfono y del primer automóvil y el cambio de siglo causan gran conmoción en un pueblo que continúa viviendo del cultivo de algodón.

Comparada por la crítica norteamericana con clásicos como "Tom Sawyer" o "Huckleberry Finn" por su ritmo pausado y la ingenuidad de los personajes, Kelly confiesa sentirse "apabullada" y que en ningún momento contempló la posibilidad de que se la mencionase junto a Mark Twain.

Con un éxito en España que no deja de crecer, arropada por el apoyo de diferentes asociaciones de libreros como "Librerías con Huella", "La evolución de Calpurnia Tate" va ya por su tercera edición, con 32.000 copias distribuidas, y hace dos semanas ocupó el primer puesto de libros más vendidos en grandes superficies.

Con Kenneth Grahame, Dudyard Kipling, Robert Louis Stevenson o Josept Heller como principales influencias, la autora todavía no sabe si habrá una segunda parte para Calpurnia Tate.

"Todavía no he decidido si continuar con la vida de Calpurnia, pero, lo haga o no, los lectores tienen que saber que ella es una chica fuerte, seguro que conseguirá lo que quiere, y que estará bien", remarca.

Por ahora la escritora se concentra en la secuela del cuento clásico "El viento en los sauces", que está escribiendo y que llevará por título "The Willows Redux".

"Es uno de mis cuentos favoritos, una lectura reconfortante a la que recurro cuando estoy triste o enferma y que me traslada a mi infancia. Me entristece -dice- que los niños de ahora ya no recurran a estas historias".