Sábado, 22 de Mayo de 2010

Los indígenas de Argentina exigen salir del olvido

Una marcha aborigen en Buenos Aires reclama un "Estado plurinacional"

ANA DELICADO ·22/05/2010 - 08:00h

Tras recorrer hasta 2.000 kilómetros, miles de aborígenes argentinos llegaron a la capital el jueves.

Contra la imagen general de una Argentina blanca y europeizada, miles de nativos de esta tierra han llegado durante esta semana a Buenos Aires para reclamar que su país asuma su parte indígena.

No se recuerda ninguna manifestación aborigen tan multitudinaria. Más de 30 comunidades distintas se pusieron en marcha el 12 de mayo desde sus regiones para recorrer hasta 2.000 kilómetros rumbo a Buenos Aires. El jueves, los nativos fueron recibidos por una ciudad engalanada para celebrar el bicentenario de la independencia el 25 de mayo. Pero estos 15.000 nativos llegaron a la capital con otro fin: recordar que sus etnias existían antes de la emancipación de España y que, sin embargo, sus pueblos han sido despojados de sus derechos civiles, económicos y sociales, como si nunca hubieran formado parte del país. Según cifras oficiales, sólo 600.000 de los más de 40 millones de argentinos son indígenas. Las organizaciones de aborígenes elevan ese número al millón y medio.

Derechos ancestrales

Las tres columnas indígenas que salieron desde el noreste, norte y sur del país para confluir en Buenos Aires terminaron su andadura en la histórica Plaza de Mayo, donde los esperaban organizaciones de derechos humanos como las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, además del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. Una comisión indígena fue recibida luego por la presidenta Cristina Fernández en la sede del Gobierno.

Como poblaciones nativas, exigen la creación de un Estado "plurinacional y pluricultural", reparaciones económicas, la devolución de las tierras que les pertenecen por derecho ancestral, el derecho a la autodeterminación y la definición de sus lenguas como idiomas oficiales. Estas propuestas están recogidas en leyes que no se cumplen.

Tras el encuentro, la presidenta anunció la firma de dos decretos por los que se creará una comisión para estudiar la petición sobre las tierras. El Gobierno financiará además varias radios comunitarias y aumentará las becas destinadas a los pueblos nativos.