Viernes, 21 de Mayo de 2010

Virutas metálicas complican la descarga del nuevo módulo científico ruso

EFE ·21/05/2010 - 13:34h

EFE - Imagen cedida por la NASA TV este 21 de mayo que muestra a los astronautas Michael Good, (arriba), Garrett Reisman, (c), y Steve Bowen posando para una foto junto al traje espacial.

La presencia de virutas metálicas flotando en el interior del nuevo módulo ruso Rassvet (MIM-1) de la Estación Espacial Internacional (EEI) ha complicado las labores de su descarga, informó hoy un portavoz de la corporación Energuia, constructora rusa de naves espaciales.

Estos trabajos fueron interrumpidos después de que el comandante de la plataforma orbital, el ruso Oleg Kótov, y el ingeniero de a bordo Alexandr Skvortsov descubrieran la presencia de partículas metálicas al acceder la víspera al nuevo espacio científico de la EEI.

"El comandante de la estación se puso guantes y gafas de protección, un mono y volvió a abrir la compuerta del módulo Rassvet", dijo a la agencia Interfax el portavoz de Energuia, quien precisó que "en el interior ya no se observaban partículas metálicas flotando".

En un primer momento los especialistas de tierra propusieron a Kótov utilizar una aspiradora para recoger las partículas, pero el cosmonauta desestimó la sugerencia debido a las características de la zona donde aparecieron las mismas.

"Los especialistas rusos continúan elaborando recomendaciones para eliminar de manera segura las virutas metálicas", dijo la fuente.

Según la NASA, estas virutas podrían haberse formado debido a la fricción del metal durante la operación de carga del módulo en la bodega del transbordador Atlantis, que transportó el Rassvet hasta la plataforma orbital.

Kótov y Skvortsov accedieron ayer por primera vez al nuevo módulo, acoplado a la plataforma orbital el pasado día 18.

A finales de julio, los rusos que integran la tripulación de la plataforma orbital realizarán una caminata durante la que integrarán el nuevo laboratorio al conjunto de la estación espacial.

El Rassvet será utilizado para realizar experimentos biotecnológicos y pruebas de materiales.

El pasado mes de noviembre, el laboratorio Poisk (MIM-2), que llegó a la plataforma orbital a bordo de un carguero Progress, vino a sumarse a los otros tres módulos del segmento ruso de la EEI: el Zaryá, integrado a la estación en 1998, el Zvezdá (2000) y el Pirs (2001).

En 2012 está previsto el lanzamiento de un nuevo laboratorio ruso, el Naúka.