Viernes, 21 de Mayo de 2010

Los sindicatos apuntan a la huelga general tras el ajuste del Gobierno

Toxo reconoce  que "un escenario" de este tipo "no deja de ser un drama, aunque a veces sea necesaria"

PÚBLICO.ES/EFE ·21/05/2010 - 11:55h

MARTA JARA - Fernández Toxo durante la entrevista.

Los sindicatos comienzan a apuntar con cierta tibieza a la huelga general. El primero en hacerlo ha sido el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, quien ha pasado en 24 horas del "podría" al  "probablemente" a la hora de advertir sobre la convocatoria de una jornada de un paro general en España.

La decisión, en caso de adoptarse, se tomaría por el giro de la política económica y laboral del Gobierno a favor de "la derecha económica, de la especulación financiera y de los llamados mercados", ha señalado.

Desde UGT, su secretario de Acción Sindical, Toni Ferrer, considera que la imposición de una reforma laboral por decreto sería un "motivo más que suficiente para una huelga general", al tiempo que ha asegurado que "hay más razones que ayer" para convocarla. 

Ferrer ha pedido "que las calles de todo el país se inunden contra el decretazo consumado ayer" en un consejo de ministros que ha calificado de "atentado" contra el diálogo social.

Toxo, por su parte, ha defendido la actuación "rigurosa" de su organización al no haber convocado un paro así hasta ahora, ya que "un escenario de huelga general no deja de ser un drama, aunque a veces sea necesaria".

"Hubiera sido tremendamente fácil liarnos la manta a la cabeza y, a las primeras de cambio, convocar una huelga general", ha apuntado antes de agregar que, pese a que "probablemente la vivamos", un paro de estas características no generará "ninguno de los empleos que se necesitan en el país".

Por otro lado, UGT amenaza con situarse frente al Gobierno con una respuesta general masiva si el Ejecutivo acomete medidas unilaterales.  

Toxo ha recalcado que la actual "reorientación de la política del Gobierno", con el primer paso del plan de ajuste aprobado ayer por el Consejo de Ministros, supone perjudicar las pensiones, los salarios de los funcionarios y aumentar los retrasos en la aplicación de la Ley de Dependencia.

"La quiebra de confianza (en el Ejecutivo) se está consolidando e instalando entre nosotros", ha advertido Fernández Toxo, lo que "va a derivar en el establecimiento de un clima de confrontación social importante".

Noticias Relacionadas