Viernes, 21 de Mayo de 2010

Melodrama sinfónico

SARA BRITO ·21/05/2010 - 09:26h

Tilda Swinton en 'Yo soy el amor'.

Yo soy el amor

Director: Luca Guadagnino.
Género: melodrama.
Reparto: Tilda swinton, Alba Rohrwacher, Pippo Delbono.
Duración: 120 minutos

En síntesis

La hora del traspaso de poderes ha llegado, ahora que el patriarca del clan de los Recchi está a punto de morir. Sin embargo, en la en aparencia sólida estructura de esta dinastía de industriales milaneses, empiezan a asomar grietas, por las que surge la lava viscosa de las emociones. Emma (Tilda Swinton) es la mujer y madre del nuevo líder del clan y una mujer sin más identidad que la de un objeto para la familia. La irrupción de un amigo de su hijo marca el principio de un cambio para ella, que le llevará a recuperar su identidad a través del amor. Entre la decadencia imperante, sólo los sensibles se salvarán: la hija menor, que descubre su homosexualidad, y el hijo mayor, cuyo espíritu romántico le llevará a cumplir un destino trágico.

Comentario

Esta película es un festín en más de un sentido. No sólo porque la comida sea un elemento central, que simboliza la búsqueda de la sensualidad perdida, sino porque Luca Guadagnino ha montado un exquisito artefacto que es un goce para los sentidos. La concepción operística es total: desde la fotografía a la puesta en escena barroca, la música y la grandilocuencia y magnitud de las emociones. Estructurada en tres actos (tres movimientos sinfónicos), Yo soy el amor dialoga desde un espacio propio con Visconti y Antonioni para contarnos que sólo el amor es capaz de salvarnos de un mundo cruel y decadente. Sólo el amor, entendido como un espacio primitivo de silencio y tacto, es realmente revolucionario. La sensibilidad de la propuesta combina la puesta en escena lujosa y preciosista de los ambientes de la alta burguesía, con los primeros planos y la fotografía natural de los rincones donde sucede el amor. Sin duda, la obra más interesante de un director al que seguir la pista.

El complot

Luca Guadagnino prefiere hablar de complot antes que de tándem al referirse a su relación con la actriz británica Tilda Swinton. A la actriz de Orlando y ganadora de un Oscar por Michael Clayton, le gusta fomentar las colaboraciones estrechas y largas con directores . Recuerden sus primeros años junto a Derek Jarman. Dice Guadagnino que esto sucede porque "Tilda es una cineasta" en el sentido amplio de la palabra, que sabe que es en la colaboración creativa donde está la esencia del cine.