Jueves, 20 de Mayo de 2010

Abre al público el viejo edificio de la Alhóndiga en Bilbao

Reuters ·20/05/2010 - 10:20h

El emblemático edificio municipal de la Alhóndiga de Bilbao, un antiguo almacén de vinos y licores, abre el jueves al público con la aspiración de convertirse en un centro de cultura urbana y nuevas tendencias que acogerá instalaciones culturales, deportivas y de ocio gracias a la inversión del Ayuntamiento de la ciudad, a los diez años de obras y al trabajo del interiorista y arquitecto francés Philippe Starck.

El edificio está ubicado en el centro de la ciudad. Conserva la fachada de estilo modernista de la construcción que fue proyectada por el arquitecto vasco Ricardo Bastida a principios del siglo XX, pero ha sido rediseñada en su interior por el francés Philippe Starck, un hombre prolífico cuyo nombre saltó a la fama tras decorar entre otras las dependencias del presidente Francois Miterrand en el palacio del Eliseo o el Hotel Royalton de New York.

Starck ha querido hacer del antiguo depósito de vinos el "nuevo motor de la vida bilbaína", construyendo un espacio multidisciplinar en tres bloques que, rodeados por la emblemática fachada de arquitectura industrial de Bastida, albergarán la mediateca, una picina de 6.000 metros cuadrados, restaurantes, una biblioteca y otros espacios de cultura y ocio.

La entrada al edificio se realiza a través de un atrio, y al complejo puede llegarse desde las diferentes calles que rodean el edificio. Son los 6.000 metros cuadrados más comentados por sus 43 columnas de tres metros de altura y que suponen un repaso a las diferentes etapas arquitectónicas del mundo, o por su techo de cristal que permite acceder visualmente al suelo de la piscina gracias a un material de vidiro que deja pasar la luz y crea movimiento y sonido gracias al agua.