Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Grecia paga 8.500 millones en deuda, afronta un panorama difícil

Reuters ·19/05/2010 - 13:51h

Grecia utilizó los préstamos de emergencia de la UE y el FMI para pagar por completo 8.500 millones de euros en bonos de su deuda a 10 años que vencieron el miércoles, dijeron funcionarios del país.

Precisamente fue la percepción de que Grecia no podría cancelar la deuda con vencimiento el 19 de mayo lo que llevó a la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional a establecer un paquete de préstamos de emergencia por 110.000 millones de euros a comienzos de mes.

"Hemos concluido el pago del bono vencido por 8.500 millones de euros", dijo un funcionario bancario familiarizado con la operación.

Aunque el país tuvo un respiro, ahora debe convencer a los inversores de que es capaz de controlar su déficit público de manera que en algún momento pueda volver a obtener financiación en los mercados de capital.

"Tuvimos que tomar medidas de emergencia para manejar nuestra deuda soberana y nuestra credibilidad. Estas medidas nos están dando tiempo para implementar cambios más profundos", dijo en una conferencia sobre energía el primer ministro, Georgios Papandreu.

La primera parte de la ayuda UE/FMI por 20.000 millones de euros fue entregada el martes, pero Grecia aún afronta la enorme tarea de reducir su déficit desde casi un 14 por ciento del PIB a menos del 3,0 por ciento en 2014. El PIB griego registraría una contracción del 4,0 por ciento este año, dificultando aún más el trabajo.

Papandreu ha recortado los salarios del sector público y elevado los impuestos a cambio de la ayuda de la UE y el FMI. Sin embargo, ha sido blanco del descontento popular, que ha derivado en masivas protestas en las calles de Atenas, y los sindicatos han convocado a una huelga general y a una movilización para el jueves.

Los inversores seguirán de cerca las protestas para saber si las medidas de presión cobran fuerza o si por el contrario los griegos comienzan a aceptar el ajuste, especialmente después de que tres empleados bancarios murieran en el ataque con una bomba molotov a un banco durante una protesta hace dos semanas.

Además, el Gobierno tiene previstas más medidas que afectarán el bolsillo y la calidad de vida de sus ciudadanos, como el aumento en la edad de jubilación, mayores recortes en los gastos del sector público y una reducción en la burocracia y trámites para dar un impulso a la competitividad.

Aunque el malestar público con los recortes es palpable, los sondeos de opinión muestran constantemente que los griegos coinciden en la necesidad de los cambios y la popularidad personal de Papandreu sigue siendo elevada.