Miércoles, 19 de Mayo de 2010

Morales matiza que no acusó al PP de estar tras golpe

Reuters ·19/05/2010 - 11:45h

El presidente de Bolivia, Evo Morales, matizó el miércoles su acusación sobre que el Partido Popular español habría apoyado acciones conspirativas de la derecha en el país sudamericano, en especial un supuesto intento de golpe de Estado en septiembre de 2008.

"Yo me informé a través de medios de comunicación. No he acusado, solo hice referencia a informaciones de medios de comunicación", explicó el mandatario andino en una rueda de prensa en Madrid.

Morales afirmó ayer, citando medios, que durante sus primeros cuatro años de mandato, cuando puso en marcha un plan de nacionalizaciones, afrontó el desafío de grupos derechistas, incluso "separatistas", apoyados por el PP a través de una fundación política que no identificó.

El miércoles en una rueda de prensa con motivo de la Cumbre entre la Unión Europea y la Comunidad Andina, Morales explicó que en el marco de una investigación sobre un intento de golpe de Estado y separatismo hallaron financiación de "grupos separatistas terroristas en Bolivia".

"De acuerdo al reporte de flujo de fondos de la unidad de análisis financiero de Bolivia, la Fundación Iberoamérica Europa realizó desembolsos entre marzo de 2008 y abril de 2009 a favor de CAINCO (Cámara de Industria y Comercio de Bolivia), por la suma de 2.140.550 bolivianos a la cuenta de CAINCO, en tres partidas", dijo.

La Fundación Iberoamérica Europa, con sede en Madrid, está presidida por Pablo Izquierdo Juárez, ex diputado y ex senador en España por el Partido Popular.

"Estos fondos extranjeros fueron transferidos a su vez desde CAINCO a diferentes sujetos y empresas vinculadas a la investigación que se sigue por separatismo y terrorismo (?)", agregó Morales.

El gobernante indígena, que había hecho la denuncia durante un desayuno informativo en el marco de la cumbre UE- América Latina y el Caribe que se celebró el martes en Madrid, acusó el miércoles a algunos medios de comunicación de tratar de confundir mediante la difusión de falsas acusaciones.

un mes después de que fuera ratificado con más de dos tercios de votos en un referendo - y fue aplacado tras varios días de violencia que dejaron una quincena de muertos.