Miércoles, 19 de Mayo de 2010

El equipo arqueológico de los Guerreros de Xian, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales

El conjunto está considerado uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del siglo XX

EUROPA PRESS / EFE ·19/05/2010 - 11:53h

El equipo arqueológico de los Guerreros de Xian, en China, ha obtenido el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2010, imponiéndose a las candidaturas del economista estadounidense Jeffrey Sachs y a la Fundación alemana Alexander von Humboldt.

El fallo se hizo público a las 12.00 horas en el Hotel de la Reconquista de Oviedo, tras las deliberaciones del jurado que lleva reunido desde ayer en la capital del Principado.

El acta del jurado, a la que dio lectura su secretario, el ex rector de la Universidad de Oviedo Juan Vázquez, señala que el equipo arqueológico desarrolla un proyecto de investigación multidisciplinar que permite el estudio de un importante período de formación del imperio chino que se remonta a más de dos milenios atrás y que tuvo un enorme impacto en la configuración de aquella sociedad.

El tribunal incide en que ha pretendido premiar a un equipo de arqueólogos y de otros científicos que han desvelado este gran complejo funerario y han dado a conocer al mundo con su trabajo "la importancia cultural de China y su civilización milenaria, su organización social y su esplendor artístico".

Para el jurado, el equipo premiado ha hecho posible un primer acercamiento de millones de personas en todo el mundo a un capítulo "fundamental" de la historia de las civilizaciones que deja abierto además un camino "extraordinariamente fecundo" para múltiples campos del saber.

El hallazgo de Los Guerreros de terracota de la ciudad china de Xian está considerado uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del siglo XX y una importante muestra del arte funerario chino. El conjunto consiste en la tumba del emperador Quin Shihuang, custodiada por un ejército de 8.000 guerreros de terracota y fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

Es uno de los descubrimientos más importantes del siglo XX

Descubierto en 1974, el yacimiento de los Guerreros de Xian forma parte del mausoleo funerario de Qinshihuang (221-207 a.n.e.), el primer emperador que unificó los territorios de China y fundó la dinastía Qin. Su hallazgo ha tenido un gran impacto en la investgación de la escultura, la arquitectura y la sociedad china durante ese periodo de formación y consolidación del Imperio.

Este grandioso complejo funerario es actualmente uno de los tesoros más destacados de la arqueología china. Ubicado en las cercanías de Xian, antigua capital imperial en la que hoy es la provincia de Shaanxi, el ejército está formado por más de 7.000 figuras de guerreros y caballos de terracota de tamaño natural, que fueron enterradas en formación de batalla, a poca distancia de la tumba del primer emperador de la dinastía Qin.

Hallazgo fortuito

El hallazgo fortuito de una estatua de grandes dimensiones llevó al descubrimiento de lo que hoy se conoce como fosa número 1. Este espacio es una gran cámara subterránea rectangular de 230 metros de longitud, orientada de este a oeste, y 62 metros de anchura de norte a sur. En su interior se encontraron unas 6.000 estatuas de guerreros, carros y caballos de terracota dispuestos en once pasillos de 3 metros de ancho y 200 metros de largo.

Dos años después, en 1976, se descubrió la fosa número 2, situada a unos 20 metros al norte de la anterior. Más pequeña, alberga una colección de caballería con más de 1.400 piezas, entre caballos y jinetes, distribuidos en 14 filas, y protegidos por arqueros.

Al poco tiempo, se encontró la tercera fosa, la más pequeña, con 68 figuras de oficiales, comandantes y generales. Todos los rostros de las figuras tienen rasgos distintos, ya que fueron moldeados uno a uno, mientras que bustos y extremidades fueron realizados con moldes. Asimismo, se puede distinguir en las figuras gran diversidad de vestimentas y peinados, en función del personaje que se quisiera representar.

Este grandioso complejo funerario es actualmente uno de los tesoros más destacados de la arqueología china

Se estima que la construcción del mausoleo duró en torno a 38 años y que en su construcción participaron cientos de miles de obreros y artesanos. El mausoleo fue abierto al público como museo en 1979, y, desde entonces, ha recibido más de 60 millones de visitantes de todo el mundo.

Según los expertos, los descubrimientos realizados hasta el momento son muy importantes, pero todavía quedan muchos trabajos por hacer, ya que se trata de uno de los hallazgos arqueológicos más relevantes de China y su excavación y conservación plantea enormes dificultades técnicas.

En esta edición concurrían un total de 23 candidaturas procedentes de Alemania, Argelia, Argentina, Brasil, Canadá, China, Ecuador, Estados Unidos, Francia, India, Irán, Marruecos, Noruega, Perú, Polonia, Reino Unido, Tailandia y España.

Este ha sido el segundo de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésima edición. Anteriormente fue otorgado el Premio Príncipe de Asturias de las Artes al escultor estadounidense Richard Serra.

El Jurado de este Premio estuvo presidido por Manuel Fraga Iribarne e integrado por Lluis Xabel Alvarez, Gonzalo Anes y Alvarez de Castrillón, marqués de Castrillón, Raúl Bocanegra Sierra, María Emilia Casas Baamonde, Leslie Crawford, José Luis García Delgado, Severino García Vigón, Manuel Jesús González, Luis González Seara, Carmen Iglesias, Manuel Menéndez Menéndez, Adolfo Menéndez Menéndez, José Manuel Otero Novas, Alberto Pico Maeso, Rafael Puyol Antolín y Juan Vázquez García (secretario).