Martes, 18 de Mayo de 2010

Kirchner repite que quiere negociar la soberanía de las Malvinas

Reuters ·18/05/2010 - 17:40h

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pidió el martes al nuevo Gobierno británico que ambos países reabran las negociaciones sobre la soberanía de las Islas Malvinas conforme a los dictados de la ONU.

"Quería pedir, en nombre de mi país (...) y saludando al nuevo Primer Ministro (británico) por favor reanudemos nuestras negociaciones en relación con la soberanía de las Islas Malvinas (...), que aún sigue inclumplida", dijo Fernández en la apertura de la segunda sesión de la Cumbre UE-Latinoamérica que tiene lugar en Madrid.

La presidenta argentina ya envió una misiva al nuevo gobierno de coalición conservadora-liberal tras su victoria electoral con el mismo motivo.

El gobierno británico no tardó en responder tajantemente que la soberanía de las Islas es innegociable.

"No tenemos ninguna duda sobre la soberanía de las Islas Malvinas. Se aplica el principio de auto determinación definido por la Carta de las Naciones Unidas", dijo el secretario de Estado de Exteriores de Reino Unido, Jeremy Browne.

"No puede haber una negociación sobre soberanía salvo que los isleños lo deseen", agregó.

En una rueda de prensa posterior, en el marco de la Cumbre UE-Latinoamérica que se celebra en Madrid, la presidenta de la República argentina criticó la respuesta del gobierno británico y le instó a cumplir con las resolución de la ONU que anima a ambos países a negociar sobre la soberanía de la Isla.

"La convocatoria no es de la Argentina, es de Naciones Unidas a ambos países para que se sienten a dialogar sobre la cuestión soberanía... negarse al diálogo no habla de alguien que quiera formar parte de una sociedad sujeta al derecho internacional", dijo.

"Me parece que el Reino Unido, un país muy importante en el concierto de las Naciones Unidas, debería dar el ejemplo y someterse a las resoluciones de las Naciones Unidas", dijo. "No puede haber doble estándar".

"Sostener la soberanía a 14.000 kilómetros de distancia, resulta, hasta geográficamente, bastante difícil" concluyó.