Martes, 18 de Mayo de 2010

El Gobierno tailandés rechaza la propuesta de los manifestantes

Reuters ·18/05/2010 - 11:39h

El Gobierno de Tailandia desestimó el martes unas conversaciones de paz propuestas para poner fin a nueve semanas de crisis que han causado 67 muertos y amenazan con dividir al país, llamando a miles de manifestantes antigubernamentales a deponer su protesta.

Mientras la posibilidad de las negociaciones se esfumaba, los choques resurgieron en el distrito Din Daeng, al norte de un área comercial de Bangkok ocupada desde hace seis semanas por manifestantes que buscan derrocar al primer ministro Abhisit Vejjajiva, a quien acusan de subvertir la democracia.

Los soldados hicieron disparos de advertencia mientras los manifestantes quemaban neumáticos y arrojaban bombas de petróleo, pero la violencia era sustancialmente menos intensa que en los últimos días.

Unas 5.000 personas, que adoptaron el rojo como color de protesta y que en su mayor parte apoyan al ex primer ministro Thaksin Shinawatra, continúan en un campamento protegido por barricadas en el distrito comercial, hotelero y diplomático de Bangkok, negándose a retirarse aunque parecían agotadas.

"Seguro que quiero irme a casa pero primero quiero la democracia", dijo Chamlat Ladlao, manifestante de unos 50 años procedente de la provincia de Lopburi. "Prefiero quedarme acá, sentirme orgulloso y morir peleando antes que morir en mi pueblo cuando sea viejo", agregó.

Varios responsables criticaron una propuesta de un grupo de 64 senadores que han ofrecido mediar conversaciones de paz e instaron a un alto el fuego.

Satit Wongnongtaey, ministro de gobierno, dijo que las conversaciones sólo tendrían lugar si los "camisas rojas" terminaban con su protesta, una condición que los manifestantes han rechazado repetidamente.

"El Gobierno dice que nosotros sólo podemos negociar cuando la protesta termine", dijo el ministro en un comunicado por televisión.

Los "camisas rojas", en su mayor parte habitantes pobres de zonas rurales y urbanas, acusan a Abhisit -nacido en Reino Unido y educado en Oxford- de falta de mandato popular tras llegar al poder por medio de una controvertida votación parlamentaria en 2008 con el apoyo tácito de los militares.

Las autoridades advirtieron a los "camisas rojas" que abandonaran su campamento para el lunes en la tarde, pero el plazo pasó sin novedades, generando preguntas sobre por cuánto tiempo se extenderá la operación militar y si las conversaciones tendrán éxito.

Los días que quedan hasta el viernes han sido declarados festivos.

Las tropas han establecido un cordón de seguridad en torno al lugar de protesta, un campamento callejero en la intersección Rachaprasong que paraliza el corazón de Bangkok. Cientos de mujeres y niños se han refugiado en un templo dentro del área de protesta.

En los límites del campamento, pequeños grupos de manifestantes continúan desafiando a los soldados, arrojando cocteles molotov y piedras contra un puesto de control en una arteria que lleva al distrito comercial, y quemando neumáticos en Din Daeng, escenario de intensos choque durante el fin de semana, dijeron testigos de Reuters.

El Centro Médico de Emergencia Erawan dijo el martes que 38 personas han fallecido en los episodios de violencia desde el 13 de mayo y que 67 han perdido la vida desde que comenzaron las protestas en abril.