Martes, 18 de Mayo de 2010

Paquillo Fernández, imputado ahora por un delito contra la salud pública

Exhorto del Juzgado 14 de Valencia para que declare en Granada

I. ROMO / Ó. LÓPEZ FONSECA ·18/05/2010 - 08:00h

I. ROMO / Ó. LÓPEZ FONSECA - Paquillo Fernández.

El caso Paquillo alcanza una nueva dimensión, más grave aún. El marchador granadino, ya sancionado por tenencia de sustancias dopantes a raíz de la operación Grial , acaba de ser imputado por un delito contra la salud pública.

La semana pasada, el titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Valencia, Félix Blázquez Calzada, envió un exhorto al Juzgado de Granada. En los próximos días, Paquillo Fernández, que reside en Guadix, será citado y deberá desplazarse a Granada para prestar declaración en presencia de su abogado.

Ya no se trata sólo un asunto de dopaje deportivo. El atleta está imputado en la causa abierta por el juez Blázquez.

El subcampeón olímpico y triple subcampeón mundial de 20 kilómetros marcha fue objeto de un registro domiciliario el pasado 24 de noviembre en el marco de la operación Grial llevada a cabo por la Guardia Civil. En dicho registro se hallaron en su nevera anabolizantes prohibidos por la normativa antidopaje, así como EPO (una hormona que estimula la producción de glóbulos rojos) y Actovegin, un extracto de sangre de ternera.

En un principio, se informó de que Paquillo sólo estaba implicado en la operación, pero en ningún caso imputado por un delito. En el plano deportivo, la Federación Internacional anunció en febrero que quedaba sancionado por dos años hasta el 10 de febrero de 2012. La razón es sencilla: la posesión de sustancias dopantes recibe exactamente el mismo tratamiento que un positivo.

"Inocente"

Horas después del registro domiciliario efectuado por la Unidad Central Operativa en noviembre, Paquillo se declaraba "inocente" en un comunicado. Tres meses después, ante el avance de las investigaciones se gestó una confesión pactada para intentar una reducción de la sanción deportiva a un año si colaboraba con la instrucción del caso.

Paquillo terminó confesando todo a la Guardia Civil: la tenencia de sustancias dopantes y la adquisición de las mismas a través de la trama organizada desde Valencia por el médico peruano Walter Virú . En su confesión aseguró haber caído "en la tentación de adquirir productos prohibidos con la intención de intentar utilizarlos en las principales competiciones que se iban a celebrar durante el año 2010. Afortunadamente, esos productos nunca han llegado a ser utilizados", declaró.

En el plano deportivo, Paquillo está intentando que un hipotético acortamiento de su sanción le permita competir en los Mundiales de Daegu (Corea), en agosto de 2011.