Domingo, 16 de Mayo de 2010

La hegemonía continúa

La Liga más reñida, la de la barbaridad de puntos de los dos aspirantes al título, se volvió holgada en el último peldaño

JOSÉ MIGUÉLEZ ·16/05/2010 - 22:17h

La Liga más reñida, la de la barbaridad de puntos de los dos aspirantes al título, se volvió holgada en el último peldaño. No sufrió el Barça en el día final más allá de un susto inicial que provocó Víctor Valdés con uno de esos líos en los que a veces se mete con el balón en los pies (y del que Del Bosque debió tomar nota) y que dejó en nada Manucho, esta vez disfrazado de Cardeñosa. Enseguida Duda regaló una ráfaga de calma desde Málaga, poco después Luis Prieto se hizo el haraquiri y se acabó todo. El Barça gritó a gusto el alirón, ya sin rival delante, sintiéndose muy superior, como en realidad lo ha sido durante toda la temporada, y recreándose con las maniobras de Messi, decididamente el futbolista de la temporada. Si el Barça no pudo festejar antes su vigésimo título, no fue por su culpa, sino por la del Madrid, que resistió el combate aritmético hasta la última jornada y obligó al campeón a sumar una cifra histórica de puntos (99).

Los azulgrana concretaron con otra corona la hegemonía que les concede con mucha más autoridad su juego. Cierra el curso con un título, el último de la gloriosa era Laporta, pero sobre todo con la sensación de que no hay mejor fútbol en ninguna parte del planeta. Hasta Pellegrini lo reconoció antes de una jornada a la que el Madrid llegó sin mucha fe. Se notó en Málaga, donde se le acabó muy pronto toda la fe.

No puede reprocharse al Madrid su Liga, pero sí su juego y finalmente su temporada, que concluye en blanco pese a ese eslogan ilusionante del "vamos a hacer en un año lo que tocaba en tres" que tituló el regreso de Florentino. Rodarán cabezas en Chamartín. La de Pellegrini la primera, cuyo futuro dependía finalmente más del Valladolid que de su trabajo.

Peor parados salieron del último acto el heroico Xerez, el Tenerife y el Valladolid, que dieron con sus huesos en Segunda. Un drama.

Noticias Relacionadas