Domingo, 30 de Septiembre de 2007

Barcelona se plantea qué hacer con La Rambla

Pajareros y artistas callejeros ven amenazada su continuidad

Barcelona Redactor ·30/09/2007 - 19:08h

En la Rambla de Barcelona cabe casi todo. Sin embrago, ha llegado la hora de hacer una reforma. O al menos, así lo cree el Ayuntamiento de la ciudad. La semana pasada la concejala del distrito, Itziar González, explicó que se creará una comisión, formada por expertos, que se encargará de definir el futuro de este paseo tan mítico, que cada día es más de los turistas y menos de los barceloneses. También se abrirán vías de diálogo con los ciudadanos para que opinen.

González afirmó que quiere apostar por una Rambla "sin usura", así como por mantener el "espíritu inicial" por la que fue creada.

En La Rambla hay pajareros, estatuas humanas, pintores, kioscos,... Y turistas, sobre todo turistas.

Barcelona recibe cada año siete millones de turistas y casi todos pasan por La Rambla, hecho que muchas veces provoca malestar a los barceloneses. Además, parece que el tema de los carteristas y delincuentes no acaba de solucionarse. "¿Una comisión para arreglar La Rambla? ¿Por qué no quitar a los drogatas y chorizos, no?, ¿no?", dice una vendedora de periódicos.

Menos delincuencia

Aunque no todo son malas noticias. En lo que va de año, se han detenido un 10% menos de delincuentes que el año pasado en el mismo periodo.

Otra de los puntos que el Ayuntamiento se quiere replantear son los comercios que se instalan. Hasta 24 tiendas de souvenirs, con sus toros de peluche y sus camisetas de Ronaldinho, casas de cambio, peleterías y bares y restaurantes más caros de lo habitual. Todo ello hace que poco a poco los barceloneses se vayan alejando de un paseo que había sido muy suyo y del que se habían sentido muy orgullosos.

Aunque La Asociación de Amigos de La Rambla ha impulsado la candidatura para que el Paseo reciba la categoría de Patrimonio de la Humanidad.

Pero la renovación de la Rambla es una discusión que se prolonga desde hace años. Las protestas de los defensores de los animales, por ejemplo, han hecho que las tradicionales tiendas de pájaros estén siempre en la cuerda floja.

Las estatuas humanas quedaron reguladas en 2004. La normativa marca que todas tienen que estar entre dos puntos establecidos. Además, se marca el vestuario: imprescindible la cara pintada y que el artista diseñe su propio traje. D