Domingo, 16 de Mayo de 2010

Al menos 5 muertos en un aparente ataque con misiles de EEUU en Pakistán

EFE ·16/05/2010 - 08:37h

EFE - Soldados paramilitares resguardan la zona donde el miércoles explotó una bomba al paso de un petrolero de la OTAN, que dejó a un hombre muerto y a otro herido, cerca de la frontera con Afganistán, en Chamán, Pakistán. EFE/Archivo

Al menos 5 personas murieron en un ataque con misiles de un avión sin piloto de EEUU en la región tribal paquistaní de Jáiber, el primero del que se tiene constancia en esta estratégica zona, según informaron hoy fuentes oficiales, alguna de las cuales no descartó que se tratara de otro tipo de ataque.

Según fuentes administrativas y de inteligencia citadas por los canales televisivos "Geo" y "Dawn", entre cinco y quince personas fallecieron en este ataque, perpetrado anoche en el distrito de Landi Kotal, considerado un bastión de la organización Lashkar-e-Islam (LeI), alineada con los talibanes.

El jefe administrativo de Jáiber, Shafirulá Khan, dijo a "Dawn" que tenía informaciones "contradictorias" sobre si se trataba de una bomba colocada en la carretera, un ataque de un avión espía de EEUU o un combate entre miembros del LeI y otros grupos integristas.

Pero sobre el terreno fuentes oficiales y de inteligencia, bajo condición de anonimato, aseguraron a los medios que un "Predator" estadounidense lanzó dos misiles contra una casa y dos camiones repletos de insurgentes.

Pakistán no reconoce públicamente los ataques con misiles de EEUU en su territorio por temor a una reacción negativa de su población, pero existe un pacto tácito para efectuarlos y desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca su frecuencia ha aumentado (el año pasado se registraron 40) y ya se producen a una media de dos o tres por semana.

Si bien la región tribal de Waziristán del Norte, un bastión talibán, es constantemente atacada por los aviones de EEUU, jamás ha trascendido a la prensa un ataque de este tipo en Jáiber, donde se halla el principal paso estratégico entre Pakistán y Afganistán, algo que alimenta la confusión en torno al suceso.

Obama ha decidido dar un impulso al programa de ataques con misiles de aviones espía, una especie de 'guerra encubierta' contra la insurgencia talibán y la red terrorista Al Qaeda en las zonas tribales paquistaníes, donde Washington no tiene tropas regulares desplegadas.

El secretismo alrededor de estos ataques, al menos en los círculos oficiales ya que la prensa da cuenta de ellos, hace que nunca se hable de víctimas civiles y en la mayoría de las ocasiones se desconozca la identidad de los muertos.