Domingo, 16 de Mayo de 2010

Expectantes ante el nuevo Gobierno

Cameron ya ha congelado el sueldo de los funcionarios públicos

IÑIGO SÁENZ DE UGARTE ·16/05/2010 - 08:00h

El nuevo Gobierno británico tiene 50 días para presentar un "presupuesto de emergencia", en el que empezará a concretar su política económica, y en especial cómo afrontar el déficit presupuestario, que el año pasado alcanzó el 11,5% del PIB.

Las únicas medidas concretas no son especialmente punitivas. Nadie quería presentarse en las urnas con las auténticas dimensiones de la tijera en la mano. Los liberales demócratas sí han aceptado la idea tory de recortar este año 6.000 millones de libras (7.000 millones de euros). La mayoría de los especialistas lo ha llamado "una gota en el océano". Los expertos del Ministerio de Hacienda ya han recomendado que se elimine el Child Trust Fund, una especie de chequé bebé de 250 libras (292 euros). Es probable que se elimine, excepto para las familias de menos ingresos.

Retrasar la jubilación

Los conservadores quieren que la reducción del déficit se haga en un 80% a través del descenso del gasto, y sólo en un 20% con el aumento de impuestos. Dijeron que no tenían planes de aumentar el IVA, pero la mayoría de los economistas da por hecho que se subirá al 20%, quizá en 2011. Lo que sí es seguro es que la edad de jubilación se retrasará un año a partir de 2016.

El primer ministro, David Cameron, prometió que la sanidad pública se librará de los recortes, e incluso que crecerá al ritmo de la inflación. Aun así, el ministro de Sanidad dice que pueden ahorrar más de los 20.000 millones en tres años que los laboristas prometieron mejorando la gestión.

En el pacto de coalición, los liberales han conseguido que se incluya el aumento del mínimo exento fiscal, pero nadie sabe de dónde saldrá el dinero. De hecho, el acuerdo de ambos partidos supone un incremento de gasto de 10.000 millones. En la campaña, Cameron anunció el recorte y congelación de los sueldos de los ministros, que ya ha cumplido, y el fin de las subidas salariales para los funcionarios, excepto para el millón que cobra menos.

Todo eso sirve para empezar y dar ejemplo. De lo demás, poco se sabe. El Instituto de Estudios Fiscales afirmó en la campaña que los tres grandes partidos no estaban diciendo la verdad sobre sus planes. Sobre los tories, dijo que para cuadrar las cuentas, como prometen, deberían reducir el gasto en 65.000 millones de libras anuales (76.000 millones de euros) hasta 2015. La purga puede ser brutal, pero aún es pronto para saber dónde se aplicará. En una economía que sólo creció un 0,2% en el primer trimestre, el efecto no será pequeño.

Noticias Relacionadas