Viernes, 14 de Mayo de 2010

Ocho muertos y más de cien heridos en Tailandia

Reuters ·14/05/2010 - 18:25h

Ocho personas han muerto y al menos 112 han resultado heridas en Tailandia desde el jueves por la noche en los enfrentamientos entre opositores al Gobierno y las tropas en el centro de Bangkok.

Los soldados tailandeses abrieron fuego contra manifestantes opositores al Gobierno que trataban de levantar un cordón de seguridad alrededor del lugar donde permanecen acampados, convirtiendo el distrito comercial de la capital en un sangriento campo de batalla.

Las tropas dispararon balas, gases lacrimógenos y balas de goma contra los "camisas rojas", que arrojaban cócteles molotov y proyectiles caseros en las calles que rodean el distrito de lujosos hoteles y tiendas que han ocupado durante casi seis semanas, dijeron testigos.

La violencia continuó durante la noche, dejando a la ciudad de 15 millones de habitantes en tensión, mientras se escucharon al menos cinco explosiones fuertes, seguidas por una ráfaga de disparos y vítores de los opositores.

"Esperamos que la situación vuelva a la normalidad en los próximos días", dijo el portavoz del Gobierno Panitan Wattanayagorn.

La nueva oleada de violencia estalló después de que un general renegado, que había estado asesorando a los "camisas rojas" en estrategia militar, recibiera un disparo en la cabeza que lo dejó gravemente herido mientras hablaba con un periodista extranjero justo en el exterior del parapetado campamento.

Entre los heridos desde el inicio de los disturbios en las últimas horas del jueves hay tres periodistas extranjeros. Un periodista canadiense en Bangkok, que trabaja para la cadena de televisión France 24, sufrió múltiples heridas de bala, pero se mantenía en condición estable. Dos periodistas tailandeses también recibieron disparos.

El Ejército dijo que no tenía previsto intervenir el viernes en el principal escenario de la protesta, donde miles de camisas rojas, entre ellos mujeres y niños, se han congregado detrás de murallas hechas con neumáticos y maderos empapados con gasolina y coronadas por alambradas.

El portavoz militar Sansern Kaewkamnerd dijo que entre los miles de opositores hay 500 "terroristas" armados.

Una fuente próxima al jefe del Ejército Anupong Paochinda dijo que se van a desplegar más refuerzos, ante el temor a que lleguen más manifestantes para rodear y atacar a los soldados.

"Es poco probable que acabe rápidamente. Habrá varias escaramuzas en los próximos días, pero seguimos confiando en que reduciremos el número y aislaremos la zona", afirmó la fuente.

POBRES VERSUS RICOS

La turbulencia se suma a una crisis que dura cinco años que enfrenta a una elite urbana y monárquica, que respalda al primer ministro Abhisit Vejjajiva, contra los habitantes más pobres de ciudades y sectores rurales que dicen haber sido privados del derecho a voto. Además apoyan al ex primer ministro Thaksin Shinawatra, populista multimillonario acusado de corrupción que fue derrocado en 2006.

La oposición asegura que Abhisit, quien se educó en Oxford, carece de un mandato popular, tras haber llegado al poder en una polémica elección parlamentaria.

Poniendo de manifiesto las sospechas de que algunos miembros de las fuerzas de seguridad podrían simpatizar con los camisas rojas, un policía tailandés disparó contra los soldados para ayudar a un manifestante herido, dijo un testigo de Reuters. Un portavoz policial negó este hecho.

La crisis, en la que han muerto 34 personas y más de 1.400 han resultado heridas desde abril, ha paralizado partes de Bangkok, atemorizado a los inversores y ya empezó a socavar la gran economía del país.

Miles de manifestantes permanecen desafiantes, cantando música sobre un escenario y pidiendo a Abhisit que disuelva el Parlamento inmediatamente.

"Abhisit debe asumir la responsabilidad política. De otra forma, habrá más caos", dijo el líder opositor Nattawut Saikua a Reuters. Algunos de los líderes de la protesta, incluido el presidente del movimiento, no han sido vistos en el campamento durante varios días.