Viernes, 14 de Mayo de 2010

Xinjiang recupera Internet diez meses después de los disturbios

Reuters ·14/05/2010 - 10:01h

China restableció el viernes el acceso total a Internet en su región de Xinjiang, en el extremo oeste del país, poniendo fin a diez meses de acceso bloqueado o limitado después de los violentos disturbios étnicos sufridos allí el pasado julio.

Las restricciones habían sido criticadas de forma generalizada por defensores de los derechos humanos occidentales. Además de limitar las comunicaciones, las medidas también habían perjudicado al comercio de la región, donde viven unos 20 millones de personas, sobre todo uigures, un pueblo musulmán nativo de Xinjiang y culturalmente relacionado con Asia Central y Turquía.

El Gobierno local dijo que restablecía los servicios "para responder a las necesidades de mantener la estabilidad, impulsar el desarrollo económico y social y las peticiones de todos los grupos étnicos", según un anuncio en su página web (www.xinjiang.gov.cn).

Xinjiang cortó el acceso local a Internet, las llamadas de teléfono internacionales y el envío de mensajes de texto después de que miembros del grupo étnico chino mayoritario Han lanzaran ataques de represalia por disturbios provocados por musulmanes uigures en la capital regional, Urumqi. En total, 197 personas, en su mayoría hans, murieron en los enfrentamientos.

"Dado que la situación en la región se ha estabilizado y Xinjiang se encuentra en una gran fase de construcción y desarrollo, necesitamos que los usuarios de Internet contribuyan con su sabiduría", dijo el anuncio.

un cargo que supera al de gobernador provincial - en sustitución de Wang Lequan, de línea más dura y que había dirigido la remota región desde 1994.

Xinjiang tiene unos 7 millones de internautas, según medios estatales.

El anuncio también amenazó sin embargo con severos castigos para cualquier que fuera pillado difundiendo información dañina por Internet.

"Los usuarios de Internet no deberían hacer nada que dañe el entorno de Internet o perjudique la unidad étnica, estabilidad social e intereses nacionales", añadió.

El pasado diciembre, Xinjiang permitió el acceso a dos páginas web estatales, y en marzo autorizó el acceso a dos portales. Las llamadas internacionales y mensajes de texto de móvil también se han reanudado de forma gradual.