Jueves, 13 de Mayo de 2010

Tics comunes en orfanatos desaparecen en los hogares sustitutos

Reuters ·13/05/2010 - 18:42h

Por Rachael Myers Lowe

Los tics conductuales, como golperarse la cabeza o agitar las manos, son comunes en los bebés que están empezando a caminar y viven en orfanatos, pero a menudo desaparecen cuando llegan a los hogares sustitutos, reveló un estudio en Rumania.

Cuanto antes se derivó a los niños de los orfanatos y más tiempo pasaron con la familia adoptiva, mayor era la reducción de los tics. Esas conductas repetitivas son comunes en los niños autistas, pero se desconoce si están asociadas con alguna lesión cerebral.

"Los resultados destacan la necesidad de derivar rápidamente a los niños abandonados a los hogares sustitutos", escribieron los autores en Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

El equipo del doctor Charles Nelson, del Hospital de Niños de Boston, analizó datos del Bucharest Early Intervention Project, un estudio de investigadores estadounidenses encargado por el Gobierno rumano, sobre 187 niños que estaban o habían estado institucionalizados.

El equipo asignó a 68 niños a hogares sustitutos, cuya calidad se controló cuidadosamente, y a 68 niños a seguir en el orfanato. Los niños tenían alrededor de 23 meses de edad.

Al inicio del estudio, más del 60 por ciento tenía uno o más tics. Para comparar, usaron un grupo de control con niños criados con sus familias en Bucarest, entre los cuales apenas el 20 por ciento tenía tics conductuales.

Mientras que los tics fueron disminuyendo con el tiempo en los niños que permanecieron en los orfanatos y en los derivados a los hogares sustitutos, este segundo grupo registró menos tics.

A los 4 años y medio, menos de la mitad de los niños institucionalizados seguían teniendo algún tic, a diferencia de menos de un tercio de los niños en hogares sustitutos.

La edad al momento de la localización marcó una gran diferencia: a mayor edad, mayor posibilidad de tener tics al momento de la evaluación de control.

A los 54 meses, ninguno de los niños derivados a hogares sustitutos antes del año de vida seguía teniendo las conductas estudiadas, a diferencia del 43 por ciento de los niños derivados después de los 2 años de edad.

La mayoría de los niños ubicados en hogares sustitutos mostraron una reducción de los tics, "lo que sugiere que la recuperación sería posible".

Aunque en Estados Unidos se reemplazó a la mayoría de los orfanatos por los hogares sustitutos en 1970, Nelson dijo que los resultados son importantes para los hogares mal controlados, que deberían considerarse una forma de abuso.

"La institucionalización es una forma más grave de abuso", dijo a Reuters Health.

El equipo no está seguro de cuál es la mejor forma de prevenir o tratar esos tics, que pueden influir negativamente en la guardería, la escuela y la vida familiar, indicó Rubin. Los fármacos suelen ser el único tratamiento disponible, aun cuando la psicoterapia puede ser más efectiva.

"Nuestros sistemas de salud están muy atrasados en la incorporación de las intervenciones más prometedoras", escribieron los autores.

FUENTE: Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, mayo del 2010.