Jueves, 13 de Mayo de 2010

Forlán muestra al fútbol inglés lo que se pierde

Reuters ·13/05/2010 - 08:19h

El delantero uruguayo Diego Forlán tiene un talento que es reconocido en toda Sudamérica y en casi todos los países europeos, con una excepción.

En Inglaterra, Forlán ha sido asociado siempre con un paso mediocre por el Manchester United, donde vivió una racha negativa de ocho meses sin marcar.

Desde que abandonó el club en 2004 para jugar en Villarreal y luego en el Atlético de Madrid, Forlán ha encontrado una nueva vida, con un promedio de casi un gol cada dos partidos, pero sus logros han pasado inadvertidos en Inglaterra.

Sin embargo, Forlán ha reído el último, jugando un papel clave para su equipo en la Liga Europa al anotar dos veces en las dos semifinales ante el Liverpool y en dos ocasiones más para darle a su equipo una victoria 2-1 sobre el Fulham inglés en la final de la competición que tuvo lugar el miércoles.

El delantero de 30 años, que el año pasado ganó la Bota de Oro al máximo goleador de Europa, admitió que había tenido una época frustrante en el United, aunque no tenía ningún sentimiento de venganza.

"Cuando me fui al United jugué en un buen equipo, en uno de los mejores (del mundo), con grandes jugadores, pero fue difícil conseguir entrar en el equipo", dijo Forlán, que tiene una media de 23 goles en 61 partidos con la selección uruguaya de la que formará parte en el Mundial de Sudáfrica a partir del 11 de junio.

"Le dije a Alex Ferguson (técnico del equipo) que me quería ir y jugar. Por eso estoy aquí", añadió.

Forlán dijo que ayudar al Atlético a ganar su primer título importante en 14 años es más gratificante que obtener un premio individual.

"Soy feliz si mis goles sirven para ganar partidos y en este caso para ganar el título. Estoy muy feliz y disfruto de ello", comentó.

"Estoy muy feliz de que mis goles ayuden al equipo. El año pasado fue genial (ganar) la Bota de Oro, pero este año fue muy satisfactorio (...) Es bueno tener un título individual, pero si lo ganas con el equipo, es mucho más agradable", concluyó.

Su felicidad podría ser mayor si logra que Uruguay llegue lejos en el Mundial. En la primera ronda, la "celeste" estará en el Grupo A junto al equipo anfitrión, México y Francia.