Jueves, 13 de Mayo de 2010

Rajoy ignora a la Justicia y renueva su respaldo a Camps

"Cuenta con la confianza del PP en toda España", asegura González Pons

MARÍA JESÚS GÜEMES ·13/05/2010 - 08:00h

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, en una reunión con empresarios.Edu parra

Tras conocer que el Supremo decidía reabrir la causa de los trajes contra el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, la cúpula nacional del PP cerró filas en torno a él. "El apoyo se mantiene", admitieron varios colaboradores de Mariano Rajoy.

El presidente de los conservadores ya lo había anunciado hace días en unas polémicas declaraciones. "Camps será el candidato diga la Justicia lo que quiera. El 12 de mayo no lo van a condenar". Aunque posteriormente tachó sus palabras de "desafortunadas", Rajoy ha terminado ignorando al alto tribunal. Y de ello presumió ayer Camps durante su comparecencia cuando afirmó que el líder del PP le había llamado por teléfono para mostrarle su respaldo "incondicional".

En el partido temen que el caso empañe su acción política como con Bárcenas

Por la mañana, Rajoy no quiso evaluar la situación. Abandonó el Congreso solo y a la carrera, huyendo de los periodistas. El vicesecretario de Comunicación del PP y diputado por Valencia, Esteban González Pons, fue quien tuvo que dar la cara.

"No está imputado"

Lo hizo para recordar que si la causa de los trajes vuelve al estado en el que se encontraba en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, Camps "no tenía la condición de imputado y, por tanto, seguiría sin tenerla". El PP sustentaba esta afirmación en que "no hubo auto previo de imputación". Pero prefería obviar que el líder del PP valenciano acudió a declarar como imputado por delito de cohecho impropio el 20 de mayo de 2009. El PP quiere ganar tiempo y cruza los dedos para que Camps no termine en el banquillo. "Nosotros confiamos en él. Cuenta con la confianza del PP en toda España", concluyó Pons, tras toda una jornada de tensión, en el programa 59 segundos.

"Él decide cómo quiere morir", resaltaba ayer un diputado del PP

El coordinador de presidencia y responsable de relaciones internacionales del PP, Jorge Moragas, también se refirió a su compañero de partido. "Tranquilidad total", señaló a pesar de que se le veía la cara de preocupación. Expresaba un deseo más que una realidad. Y es que las filas conservadoras no digirieron tan bien la noticia. Muchos estaban enfadados porque Camps había vuelto a eclipsar la labor de la oposición y había enterrado la "magnífica" actuación de Rajoy en el debate económico. Algunos, además, se mostraban desesperados al ver que su presidente no iba a adoptar ninguna medida.

"Este partido está fatal", decía un diputado. "Otra vez como con Bárcenas", lamentaba otro. "Es una vergüenza", añadían. Mientras había quien se encargaba de resaltar que la causa vuelve al juez instructor, José Flors y que la situación "pinta mal". A la mayoría le gustaría que Camps dimitiera y le ahorrara disgustos al partido, temiendo lo que se les puede venir encima con el tema de la supuesta financiación ilegal del PP valenciano y los contratos de la Generalitat con Orange Market.

"Él decide cómo quiere morir", sentenciaba ayer un dirigente desde la sede nacional del partido. Todos creen que habrá que ver si es capaz de soportar la presión. "Por el momento resiste aunque nos queme a todos con él en las fallas", decía indignado un miembro del comité ejecutivo.