Miércoles, 12 de Mayo de 2010

"Robin Hood" inaugura Cannes y parece que habrá segunda parte

Reuters ·12/05/2010 - 19:36h

La película de acción y aventuras "Robin Hood" abre el miércoles el Festival de cine de Cannes 2010, dando inicio a doce días de locura cinematográfica en la Costa Azul.

Los protagonistas son el neozelandés Russell Crowe y la australiana Cate Blanchett, que interpretan a Robin y Marion respectivamente, en la versión, llena de acción, de Ridley Scott sobre la leyenda inglesa del siglo XIII que parece sugerir que los estudios Universal Pictures están considerando una segunda parte.

"No hay ningún cinismo en esto, no tenemos otros dos guiones debajo de la cama del hospital de Ridley", dijo Crowe a los periodistas tras el pase de prensa y antes del estreno con alfombra roja que inaugura el festival.

"Obviamente hay una cifra en la mente de los jefes del estudio, si superamos cierta cifra entonces nos llamarán y dirán: 'Bueno, contad la segunda parte de la historia', pero no hay un gran plan al respecto".

"Es cine a gran escala y es una experiencia que no se queda detrás de ninguna, y si tuviera la posibilidad de tratar lo que pasa después con Ridley y Cate, entonces genial, hagámoslo", agregó.

Scott no ha podido ir a la localidad del sur de Francia por una operación de rodilla.

Cuando se le preguntó por qué había aceptado un papel tan simbólico interpretado anteriormente por Errol Flynn, Douglas Fairbanks y Kevin Costner, el neozelandés respondió: "¿Creo de verdad en las motivaciones o en el pasado de cualquiera de los otros Robin Hood que se han hecho?"

"Cuando empecé a pensarlo desde esa perspectiva, mi respuesta fue no. Quería encontrar cuáles eran las motivaciones esenciales para el altruismo de este hombre".

Blanchett, que interpreta a una Marion más independiente y llena de energía, también comentó que no se ha inspirado en interpretaciones anteriores, como las de Olivia de Havilland o Audrey Hepburn.

"Siempre quise ser Robin Hood en lugar de Lady Marian, pero ese papel ya estaba cogido", dijo. "No son los (papeles) que recordaba, a decir verdad, lo que probablemente fuera conveniente porque Ridley no estaba interesado en absoluto en la 'dama en apuros'".

POCOS TÍTULOS DE EEUU

Sin embargo, esta gran producción de Hollywood es uno de los escasos títulos estadounidenses en el festival de este año, lo que refleja un difícil clima económico que ha privado a Cannes de parte de su poder para atraer estrellas y ofrece un inquietante telón de fondo a la celebración del cine.

"Puede que la razón principal sea la crisis (económica), porque el cine es una industria (...) que necesita mucho dinero", dijo a Reuters Thierry Fremaux, director del festival, en Cannes.

El único título estadounidense a concurso de entre 19 películas, todas dirigidas por hombres, es "Fair Game" de Doug Liman, protagonizada por Naomi Watts como Valerie Plame, la agente de la CIA cuyo trabajo encubierto fue desvelado en 2003, y Sean Penn como su esposo, Joseph Wilson.

Oliver Stone y Woody Allen presentan sus últimos trabajos, también fuera de concurso. Stone muestra la continuación de "Wall Street", en la que Michael Douglas vuelve a interpretar al despiadado ejecutivo Gordon Gekko. "You will meet a tall dark stranger" es la nueva obra de Allen.

Además, se espera que Mick Jagger acuda a presentar el documental "Stones in Exile", sobre la grabación del disco de la legendaria banda "Exile on Main Street".

El cine asiático se muestra con fuerza en Cannes, que se enorgullece de promover nuevos talentos y abogar por producciones de bajo presupuesto de directores poco conocidos de todo el mundo.

Asia está representada por películas de Tailandia, Japón, China y dos de Corea del Sur: "Poetry" de Lee Chang-dong y "The Housemaid" de Im Sangsoo.

"Cuando Corea (del Sur) apareció en el festival hace dos años, no sabíamos si era sólo una ocasión o realmente una tendencia y ahora podemos decir que Corea, o Asia, pero específicamente Corea, es un país muy fuerte para el cine", indicó Fremaux.

La crítica están emocionada por la cartelera de 2010, pese a que se preguntan si puede estar a la altura de la del festival del año pasado, en el que se presentaron las aclamadas "La cinta blanca", "Un profeta" y "Up", además del polémico y extremadamente violento "Anticristo" de Lars Von Trier.