Jueves, 13 de Mayo de 2010

Las víctimas de un falso médico exigen respuestas

El imputado reclama a una afectada 4,2 millones de euros

MARIOLA MORENO ·13/05/2010 - 08:30h

José Manuel López, el médico acusado por estafa. - EFE

Hasta ocho inyecciones al día en la columna vertebral por prescripción médica. Durante años, los pacientes del doctor Coté recibieron sustancias que aún hoy les acarrean graves dolencias de difícil diagnóstico. Un informe de la Agencia Estatal del Medicamento les acaba de confirmar sus peores presagios: la comercialización de los fármacos incautados al falso médico gallego está prohibida en España.

Se desconoce cuál es el número exacto de víctimas de José Manuel López Pérez, alias Coté, quien durante años proporcionó remedios milagrosos para enfermedades muchas veces inexistentes que él mismo diagnosticaba. La supuesta formación médica recibida en las instituciones internacionales más prestigiosas sirvieron para avalarle.

"¿Cómo se llama cuando te infiltran en el cuerpo una sustancia no autorizada o, lo que es lo mismo, prohibida? A mí sólo se me ocurre una palabra: envenenamiento", denuncia Esther Fontán, presidenta de la asociación de afectados.

Esta mujer sufre graves secuelas como consecuencia del tratamiento recibido por Coté. Las víctimas ya han solicitado a la Xunta de Galicia y al Ministerio de Sanidad que se amplíen esos informes para saber qué efectos podrían producir dichosas sustancias. "Quizás así los médicos que nos atienden y que se quedan perplejos ante nuestros síntomas y dolencias encuentren respuesta a nuestros males, o al menos puedan diagnosticarlos", lamenta Fontán. Pero la historia no acaba aquí. López Pérez, imputado por varios delitos contra la salud, de estafa, intrusismo, blanqueo de dinero y falsedad documental, acaba de presentar una denuncia contra Fontán por narrar en un blog sus vivencias. Por eso, le reclama 4,2 millones de euros por "atentar contra su honor e intimidad".

"No cabe más crueldad en un ser humano que el demandar a sus víctimas. ¿Dónde se ha visto que un ladrón demande a las personas que ha robado o que un asesino demande a la familia de la persona a la que ha matado?", replica Fontán, que critica que el falso médico quiera seguir sacándoles el dinero "ahora vía judicial", después de haberles arrebatado "la salud y muchos años de felicidad".

Para cuando se descubrió el engaño, Coté había defraudado cantidades millonarias a sus víctimas. Tras un fugaz paso de medio año por la cárcel de Teixeiro, los damnificados dieron la voz de alarma. Poco después, la Guardia Civil de Vinaroz (Castellón) desmantelaba una nueva clínica de López, quien no se da por vencido y ya ha anunciado que retomará la actividad médica en virtud de su titulación como "osteópata colegiado en Reino Unido".