Martes, 11 de Mayo de 2010

El burka, "una práctica radical contraria a la República" francesa

Aprobada por unanimidad una resolución de condena al velo integral islámico en Francia, paso previo a una ley que prohíba su uso en lugares públicos

EFE ·11/05/2010 - 23:30h

Imagen de archivo de una mujer francesa de 31 aÃñs que utiliza como pseudónimo el nombre de Anne y que fue multada por llevar un niqab. REUTERS

Los diputados franceses aprobaron hoy por unanimidad una resolución parlamentaria de condena al velo integral islámico, paso previo a la adopción de una ley que prohíba su uso en lugares públicos. El texto, que no tiene carácter vinculante, contó con el apoyo de los diputados conservadores de la UMP, de sus aliados centristas del NC y también de la oposición socialista y del Partido Radical de Izquierda, en total 434. Se ausentaron del hemiciclo en el momento del voto los comunistas y algunos diputados de izquierda.

El texto aprobado por los diputados considera el burka "una práctica radical contraria a los valores de la República", al tiempo que reclama "todos los medios útiles" para "garantizar la protección efectiva de las mujeres (...) obligadas a llevar un velo integral contra su voluntad".

Es la primera vez que los diputados franceses adoptan una resolución parlamentaria, figura nacida de la revisión constitucional de hace dos años. El texto contó con un gran consenso parlamentario, sobre todo después de que el principal partido de la oposición, el Socialista, que durante mucho tiempo dudó del sentido de su voto, anunciara su apoyo. Para los conservadores, la resolución es el paso previo a la adopción de una ley que prohíba llevar el velo integral en los lugares públicos, un texto que el Gobierno presentará este verano. "No dejemos que el velo integral cubra la cara de nuestra República", clamó el presidente del grupo conservador, Jean-François Copé.

Mancillará a los musulmanes, critican los socialistas

Los socialistas, sin embargo, se oponen a la ley gubernamental, que consideran que va demasiado lejos, que no podrá ser aplicada y que abrirá una polémica que mancillará a los musulmanes, por lo que presentarán en la cámara su propia proposición, menos restrictiva. En ella, apuestan por prohibir el burka en los servicios públicos y los comercios, pero no en la calle.

Las asociaciones musulmanas también temen que este tipo de debates estigmatice la imagen del islám en Francia, por lo que pidieron que no se votara la resolución. Según diversos cálculos oficiales, unas 2.000 mujeres llevan en Francia el velo integral.


El Consejo de Europa se opone a la prohibición general


La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) se opuso hoy a la prohibición general del uso del velo islámico o burka, a pesar de considerar que se trata de un "símbolo de sumisión de las mujeres a los hombres" y que puede "ser una amenaza para la dignidad y la libertad de las mujeres".  Estima la APCE que se pueden justificar "restricciones legales" por "razones de seguridad", pero agrega que la prohibición total del burka o el niqab puede denegar a las mujeres "que deseen libremente" ejercer el derecho de cubrirse el rostro. 

Además, tal prohibición puede "violar el derecho a la libertad de religión", protegido por la Convención Europea de Derechos Humanos, añade la APCE en un comunicado.  "Los Gobiernos europeos deben (...) intentar educar a las mujeres musulmanas sobre sus derechos" lo mismo que "a sus familias y sus comunidades y animarlas a participar en la vida pública y profesional".