Martes, 11 de Mayo de 2010

Sicilia inaugura el primer museo dedicado a la Cosa Nostra

Su intención es reflejar la violencia practicada por la mafia nacida en la isla italiana

MIGUEL CABANILLAS (EFE) ·11/05/2010 - 17:31h

Vista de la recreación de un cadáver momificado con cemento en el Museo de la Mafia de Salemi. EFE

El lugar que dio origen a la más popular y filmada de las mafias del mundo, Sicilia, inauguró el primer museo dedicado a este fenómeno delictivo, adelantándose así al que Las Vegas ha anunciado para 20011. La localidad de Salemi alberga un espacio "sensorial" que pretende contribuir a la lucha contra este tipo de crimen organizado, según los organizadores, y que hoy fue inaugurado por el presidente de la República, Giorgio Napolitano.

Varias salas con proyecciones y documentos relacionados con Cosa Nostra, el fenómeno mafioso por excelencia surgido a mediados del siglo XIX en Italia y que Sicilia exportó al resto del mundo, sobre todo a Estados Unidos, componen el recorrido del Museo de la Mafia - Leonardo Sciascia.

"El objetivo es el de hacer una contribución a la lucha contra la mafia, pero no de un modo retórico, sino intentando hacer entender a quien nunca ha vivido con la mafia qué es la mafia. Además, queremos recrear los ambientes en los que actúa", afirma el director artístico del museo, Nicolas Ballario. La idea de crear este museo llegó antes que la del The Mob Museum de Las Vegas, que se abrirá en la primavera de 2011, cuenta con la colaboración del FBI y tiene un presupuesto de unos 42 millones de dólares (33 millones de euros), frente a los 60.000 euros (76.349 dólares) del centro siciliano.

"El verdadero museo de la mafia tiene que estar en la isla de Sicilia, donde nació la mafia" 

"Nuestra idea llegó antes. Las Vegas estará dispuesta a hacerlo y estará lista dentro de un tiempo. Luego será además una americanada, será una costa triste, también con un concepto un poco vago", afirma Ballario.

"El verdadero museo de la mafia tiene que estar en Sicilia, donde nació la mafia. Y tiene que estar hecho como lo hemos hecho nosotros: sensorial, no una cosa de teatro como harán en Las Vegas", añade.

Connotación negativa

Una vez defendida la "originalidad" de su centro, Ballario rechaza cualquier tipo de connotación negativa que el hecho de erigir un museo a la mafia pueda llevar a pensar a propios y extraños: su intención es la de poner de relieve la violencia y la crueldad de los mafiosos y sus acciones. "Es obvio que nosotros estamos contra la mafia, es algo evidente. No es que seamos un museo a favor de. Quien venga a visitar nuestro museo lo verá, porque nosotros hacemos ver cuán violenta es la mafia, cuánto asco da la mafia, y buscamos dar una aproximación sociológica a esto", apunta.

"Es obvio que nosotros estamos contra la mafia, es algo evidente. No es que seamos un museo a favor de" 

Y todo, a pesar de que, asegura Ballario, en la actualidad se concibe a Cosa Nostra como un fenómeno "en decadencia", frente a organizaciones criminales de tipo mafioso más activas como la Camorra, de Nápoles, o la Ndrangheta, de Calabria, ambas en el sur peninsular de Italia. "Ahora siguen existiendo los mafiosos en Sicilia, pero ya no existe esa estructura. Siguen actuando, siguen introduciéndose entre los empresarios, pero ya no tienen esa organización delictiva que tuvieron una vez", afirma el director artístico del museo.

Relación con la Iglesia católica

En ausencia de objetos originales provenientes de incautaciones policiales, el Museo de la Mafia - Leonardo Sciascia (nombre que recibe en honor al célebre escritor siciliano) ofrece al visitante un recorrido sensorial por varias salas en las que las proyecciones cobran protagonismo y, con ellas, los 150 años de vida de este fenómeno delictivo. El oído, el olfato y la vista son claves, según explica Ballario, para entender lo que este espacio muestra, entre otras cosas, diez cabinas de tipo electoral en las que se abordan distintos aspectos del fenómeno de Cosa Nostra, como la relación con la Iglesia Católica durante el pasado siglo XX.

Una sala recrea un cadáver "cementificado", método practicado por Cosa Nostra para hacer desaparecer a sus enemigos 

Una sala con la recreación de un cadáver "cementificado", método practicado por Cosa Nostra para hacer desaparecer a sus enemigos; portadas de diarios en los que relatan sus matanzas, o documentos sobre casos de mafiosos arrepentidos que colaboran con la Policía completan la oferta del museo. Todo dentro de una iniciativa que coincide con los primeros actos de la celebración de los 150 años de la unificación territorial de Italia, que se conmemora en 2011, prácticamente el mismo tiempo que ha estado presente la mafia en la historia de Sicilia y del país.