Martes, 11 de Mayo de 2010

Noruega debería limitar sus emisiones en el Ártico

Reuters ·11/05/2010 - 13:49h

Noruega debería limitar el carbón negro que se emite desde industrias del Ártico como las petroleras o las de transporte marítimo, que aceleran el riesgo de derretimiento del hielo en el Polo Norte causado por el calentamiento global, dijo el martes un informe.

El estudio también dijo que el cambio climático, que probablemente se sienta con fuerza en el Ártico, trasladaría las reservas de pescado de Noruega, los bosques y los pastos de los renos hacia el norte e incluso traería la necesidad de rediseñar las presas de energía hidráulica para hacer frente a más lluvias.

"El Ártico noruego se está haciendo más templado y más húmedo, con grandes variaciones locales", dijo el informe de 71 páginas del Instituto Polar Noruego sobre un área que va desde el continente a las islas a 1.000 km del Polo Norte.

El hollín negro puede cubrir el hielo y la nieve con una capa oscura que absorbe más energía del sol, acelerando el derretimiento del hielo. El Ártico ya se está calentando más rápido dado que el agua oscura y la superficie absorben más calor que el hielo.

El estudio es el primer seguimiento después de que una revisión conjunta de los ocho países con territorio ártico en 2004 advirtiera de que el calentamiento podría afectar al sustento de los pueblos indígenas y llevar a especies como los osos polares a la extinción.

Gran parte del calentamiento en el Ártico hasta ahora estaba causado por las plantas eléctricas alejadas, fábricas y coches. Pero el informe del martes dijo que Noruega podría actuar para recortar la futura contaminación del Ártico que podría influir en el cambio climático.

"Es importante limitar y regular las emisiones del transporte marítimo, las empresas petroleras u otras industrias que emiten hollín directamente en el Ártico", dijo el informe.

"Hay tecnología comercial disponible que puede reducir considerablemente las emisiones de hollín de muchas fuentes", dijo. Unas limitaciones más duras a estas emisiones elevarían los precios para las nuevas industrias.

ATAJO

Noruega es el quinto exportador mundial de petróleo y está considerando abrir en el norte nuevas áreas de exploración entre los llamamientos a la precaución después del derrame de BP en el Golfo de México. El océano Ártico podría ser un atajo entre el Pacífico y el Atlántico.

"El cambio climático en el Ártico noruego tiene consecuencias importantes tanto para la naturales como para la gente", dijo el ministro de Medio Ambiente, Erik Solheim. Mucho impacto sería perjudicial, como océanos más ácidos o más contaminación y rayos ultravioletas dañinos.

En el ejemplo más extremo del informe se hablaba de la proyección de que la temperatura del archipiélago ártico de Svalbard podría subir 8 grados este siglo.

El estudio dijo que Noruega, que produce casi toda su electricidad mediante la energía hidráulica, tendría que planear presas más resistentes y otro equipamiento en un clima más húmedo.

Agregó que el cambio climático afectaría a especies, desde los conejos de Noruega hasta los renos y permitiría a otras criaturas y a la vegetación trasladarse al norte. Y que los bosques crecerían más, ayudando a absorber las emisiones industriales de gases de efecto invernadero.