Martes, 11 de Mayo de 2010

Los sindicatos temen que el ajuste afecte al gasto social

Ocaña asegura que las autonomías deben asumir su parte en el recorte

A. R. / P. G. ·11/05/2010 - 01:00h

Carlos Ocaña, secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos.Mónica Paxot

Los sindicatos expresaron ayer sus reservas por el recorte del gasto en el Presupuesto de este año que el Consejo de Ministros aprobará previsiblemente el viernes, y del que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, informará mañana en el Congreso sobre sus principales líneas. A la espera de las explicaciones del Ejecutivo, UGT y CCOO manifestaron su preocupación de que el ajuste recaiga sobre las políticas sociales.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, dijo estar "extraordinariamente preocupado" ante el recorte. "Me parecería muy negativo que se produjera en capítulos de carácter social", agregó. Méndez señaló también que el recorte no debería afectar a compromisos suscritos, en referencia al acuerdo trianual para garantizar el poder adquisitivo de los funcionarios.

Parecida inquietud mostró CCOO. Un portavoz subrayó que el sindicato ha acogido el anuncio del ajuste "con preocupación": "Nos resulta difícil imaginar de dónde pueden venir los recortes", dijo.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, declaró que "en principio" cree que el ajuste no afectará a las políticas sociales. La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, descartó que el recorte pueda afectar a la Dependencia, ya que son "obligaciones adquiridas por Ley". El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, aseguró que una de las líneas rojas que no se cruzarán será el gasto por desempleo.

Medidas ya decididas

Ocaña, que participó en un encuentro con periodistas, evitó repetidamente entrar en el detalle de las medidas de ajuste, que están ya "esencialmente decididas", y sólo apuntó que "tiene que ver más con los gastos que con los ingresos", lo que quiere decir que "no estamos pensando en una subida de impuestos". El secretario de Estado comento, además, que el Gobierno está teniendo cuidado en que el recorte "afecte lo mínimo al gasto productivo", para que no se resienta el incipiente crecimiento del PIB.

Ocaña también apuntó que el ajuste presupuestario alcanzarán a las comunidades autónomas, a las que se planteará revisar el acuerdo alcanzado en marzo para el cumplimiento del objetivo de rebajar el déficit al 3% del PIB en 2013. "Habrá que volver a sentarse, aunque la discusión será relativamente fácil", aseguró. El responsable de Hacienda explicó que actualmente están en marcha varios grupos de trabajo con las autonomías analizando el gasto en funcionarios, en sanidad y en educación, que podrían dar lugar a medidas que no tendrían que afectar a los servicios que reciben los ciudadanos.

Visita del FMI

De otro lado, una representación del FMI visitará España en la segunda quincena del mes, según fuentes del organismo que cita Efe.

Se trata de la delegación de expertos que elaborará el informe anual del FMI sobre la economía española. Los representantes del Fondo, que se reunirán con representantes del Ministerio de Economía, de la patronal y de los sindicatos, analizará, entre otras cosas, las medidas de reducción del déficit.