Lunes, 10 de Mayo de 2010

Sin igualdad no hay democracia

Las activistas reunidas en Málaga piden más participación femenina en Europa

SUSANA HIDALGO ·10/05/2010 - 08:00h

Taller feminista celebrado en Málaga. - DANIEL PÉREZ

Ginger Rogers hacía lo mismo que Fred Astaire, pero encima hacia atrás y con tacones. Nosotras siempre lo tenemos más difícil", se exalta la eurodiputada y feminista húngara Zita Gurmai, y el medio centenar de mujeres que la escucha rompe a aplaudir. Centro Cívico de Málaga, sábado pasado por la tarde; celebración del taller Democracia paritaria y Políticas Públicas de Igualdad dentro de las Jornadas Cívicas Europeas, que reunió el fin de semana en la ciudad andaluza a más de 500 ONG de distintos ámbitos.

¿Están las mujeres suficientemente representadas en las instituciones europeas? No, concluyen las presentes. El 35% de los europarlamentarios son mujeres y en algunos estados de la UE ese porcentaje baja hasta el 10%. Sólo hay dos países de los 27 con presidentas de Gobierno: Alemania y Finlandia. Pero hacen falta más como ellas para que políticas como la lucha contra la violencia de género o contra la desigualdad salarial calen en las instituciones europeas.

"La crisis la solucionaremos las mujeres", dice una eurodiputada

En el taller, están las portavoces de muchas de las principales asociaciones de mujeres de España y del ámbito europeo. Como ponentes, Zita Gurmai; Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas; Diego Blázquez, representante del Ministerio de Igualdad, y Brigitte Treims, presidenta del Lobby Europeo de Mujeres.

"En la medida en la que hay mujeres en los puestos de la toma de decisiones es cuando los intereses del colectivo empiezan a formar parte de las políticas públicas", sostiene Blázquez.

Más datos, la mayoría de sobra conocidos entre las activistas que estuvieron en Málaga: la presencia masiva de las mujeres en la universidad (el 60% del total de alumnos europeos) luego no se traslada al ámbito tecnológico o al de la investigación. La brecha salarial entre trabajadoras y trabajadores de la UE es de un 17% a favor de ellos. Sólo hay un 3% de mujeres en los consejos de administración de las grandes empresas europeas. Son ellas las que dejan de trabajar por cuidar a los hijos.

En el taller, las feministas exponen sus deseos y pensamientos. "La crisis la han producido los hombres y la van a solucionar las mujeres", alienta Zita Gurmai. "Si la presidenta del Banco Central Europeo fuese mujer, las cosas hubiesen sido de otra manera", afirma Brigitte Treims, que advierte de que faltan más políticas. Hay países como Finlandia con un 62% de mujeres en sus parlamentos nacionales y, en cambio, en Malta no hay ninguna. "Los avances son muy lentos, el poder económico y político aún está en manos de los hombres", dice Treims.

Las Jornadas Cívicas Europeas han reunido a más de 500 ONG

Las feministas del público también participan. Pilar Oriente, coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer en Málaga, enfatiza en las graves diferencias salariales y en la falta de corresponsabilidad entre las parejas en la vida laboral y familiar. "Las mujeres tienen graves problemas de salud, están agotadas de tener que cuidar a todo el mundo", denuncia Soledad Muruaga, presidenta de la Asociación de Mujeres para la Salud, una organización que tiene en Madrid un centro de salud desde la perspectiva de género.

Ana María Pérez del Campo, de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, cree que no se podrá hablar de igualdad mientras exista la violencia machista. Y la falta de estadística tampoco ayuda. "¿Sabemos cuántas mujeres maltratadas hay en Europa? No lo sabemos. Faltan datos para poder poner las medidas adecuadas", alertó la veterana activista.

En Málaga también ha tenido voz la sociedad civil europea en campos como la pobreza, la educación o el asociacionismo. La idea es trasladar las propuestas que han salido de las Jornadas Cívicas Europeas a Bruselas.

Las ONG participantes han propuesto que haya una representación equilibrada de ambos sexos en la toma de decisiones, que hombres y mujeres tengan la misma independencia económica y que se apruebe lo antes posible la Orden de Protección Europea contra la Violencia de Género, por la que cualquier orden de protección de un país de la UE se ejecutaría al Estado al que la víctima se traslade. Esta medida ha sido criticada por la comisaria de Justicia, Viviane Reding, pero las feministas confían en que salga adelante.